Feria del Libro

Sierra i Fabra: «He publicado 504 libros y no tengo secretaria»

05/05/2019

Jordi Sierra i Fabra (Barcelona, 1947) desembarca este domingo, 5 de mayo, en la Feria del Libro con cuatro libros bajo el brazo; En Canarias se ha puesto el sol, una novela que cumple 40 años, y su última entrega de la saga del inspector Mascarell, Un día de septiembre y algunos de octubre, que presentará en la carpa Antonio Lozano a las 11.30 horas, y las novelas juveniles, Las palabras heridas y La venganza del profesor de matemáticas, de las que hablará a las 18.00 horas, en el espacio reservado para la gente joven.

Las palmas de gran canaria

No es de extrañar. Ha escrito ensayo, poesía, novela, libros de historia, sobre todo del rock, biografías, cómic e incluso una ópera. «Llevo publicados 504 libros y no tengo ni secretaria. La gente se cree que tengo 200 chinos esclavizados, pero es que me encanta escribir y soy rápido. Me gusta saltar de un tema a otro», comenta el prolífico autor. «El día que me dijeron: eres el autor vivo español que más ha publicado, dije: ¡me cago en la leche! No quiero que se me recuerde por esto. He escrito libros de muchos géneros, he ganado premios en todos, y con todos ellos la gente disfruta de mis libros. Cuando voy al cine a ver a Spielberg o Scorsese quiero que me sorprendan porque son grandes. Yo quiero que sepan que, cuando van a leer un libro mío, lo van a pasar bien, que haya emoción, diálogo y ritmo. La cantidad oscurece la calidad», se lamenta el autor.

En todo caso, el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2007 tiene mucho que contar a sus lectores y lo hace sin paños calientes, también en sus libros dirigidos a la juventud. «Nunca he hecho un libro para dar mensajes o para prevenir que los chicos tomen drogas. Quiero que pasen un buen rato o que sufran con un libro, que expriman el jugo que tiene. Las palabras heridas es un libro durísimo –abunda– sobre la dictadura, la censura y la libertad. Cualquier lector, si exprimen el libro, aprende algo», comenta el autor que no escribe «para jóvenes, sino de jóvenes».

Entiende que a este sector de la población se le censura todo. «Pueden ver en televisión o en internet cualquier barbaridad, pero en un libro no pueden leer tacos. Pero, ¡qué puñetas!, si la gente habla así. No se puede hacer hablar a un chico de un barrio marginal como si fuera un joven con cinco carreras».

Pero más allá de presentar este libro reciente, su principal motivación para venir al archipiélago ha sido recordar su novela, publicada en 1979, En Canarias se ha puesto el sol. «Hace 40 años el Mpaiac ponía bombas. Cubillo lo controlaba desde Argel. Un año antes de publicarlo, la Organización de Estados Africanos dijo que las islas eran africanas», explica sobre el caldo de cultivo de una novela en la que plantea una guerra terrorista de tintes islamistas con su eje principal en Canarias. «Imaginé que el Mpaiac declaraba el estado de guerra. Y en este marco bélico secuestran un tren con material nuclear de Vandellós, lo secuestran y amenazan con volarlo en Barcelona», comenta sobre aquel thriller político que enmarcó en Canarias sin haber pisado las islas jamás. «Hice el libro con postales», recuerda.

«Cuando lo presenté, no recuerdo si en Tenerife o en Gran Canaria, había gente detrás de la caseta aporreándola y gritando: ¡Cortarle los huevos y las manos!», comenta el escritor sobre este polémico libro del que, según sus palabras, «se vendieron 40 ediciones».

Salvar vidas con la lectura.

Jordi Sierra i Fabra tiene dos fundaciones; una en Barcelona y otra en Medellín (Colombia). Con ellas, pretende fomentar la lectura entre los más jóvenes. «Creé un puente cultural. Donamos 50.000 libros a escuelas colombianas y los llevamos a pueblos de todo el país en burro, en canoa, en lugares controlados por las FARC», dice sobre esta organización que funciona desde hace 15 años. «Leer me salvó la vida. No tenía estudios, pero leer un libro cada día fue clave», afirma.