Los escritores canarios se alían con los húngaros de Eslovaquia

06/12/2019

La literatura no entiende de fronteras. En muchos casos, ni siquiera se ve influenciada por las diferencias idomáticas. Como ejemplo de esta realidad, fundamentalmente subjetiva, se encuentra el acuerdo sellado ayer en la capital grancanaria entre la Nueva Asociación Canaria de Escritores (Nace) y la Asociación de Escritores Húngaros en Eslovaquia (Szlovákiai Magyar Írók Társasága –sus siglas originales son SZMÍT–).

ETIQUETAS:

La Biblioteca Pública del Estado la sede para que una delegación de ambas instituciones firmara este convenio de intercambio y colaboración mutua, que contó con la presencia de Hodossy Gyula, escritor, editor y presidente de la asociación húngara, y de Aquiles García Brito y Carmen Rosa de la Nuez, presidente y vicepresidenta de Nace, respectivamente.

La comunidad húngara es la minoría con un mayor número de habitantes en territorio eslovaco, asegura Peter Zsoldos, director del departamento de gestión de crisis del Ministerio de Exteriores y Asuntos Europeos de la República Eslovaca, que también se ha desplazado hasta Gran Canaria para la firma de este acuerdo.

«El lugar donde vive un mayor número de húngaros en Eslovaquia es una isla. La mayor isla terrestre de Europa, rodeada por el Danubio», explica Peter Zsoldos sobre la región de Dunajská Streda (Dunaszerdahely, en húngaro).

El pasado mes de abril, este diplomático visitó el archipiélago canario. «Lo primero que leí aquí fue una traducción checa de Andrés Sánchez Robaina. Es un poco místico y despertó mi curiosidad. La embajada española en Bratislava me dijo que aquí hay muy buenos escritores y poetas, tras lo que me puso en contacto con Aquiles García. Charlamos y me dio algunos poemarios suyos y nombres de otros poetas canarios. Me quedé muy sorprendido con la calidad y autenticidad de éstos. Ese fue el origen de este proyecto», explica Zsoldos, en castellano.

El acuerdo, apunta junto con Hodossy Gyula, tiene entre sus objetivos dar a conocer a los autores canarios entre los lectores y los autores húngaros y viceversa. Así, en número 62 la revista Opus, que cuenta con seis números anuales bajo la supervisión de la Asociación de Escritores Húngaros en Eslovaquia, aparece una selección de poemas de los escritores isleños Andrés Sánchez Robaina, Pedro Flores, Jesús Díaz Armas, Aquiles García Brito, Cecilia Domínguez Luis y Olga Rivero Jordán.

Esta publicación no es más que un primer paso, ya que la intención es publicar un volumen en 2020 a modo de Antología de poetas canarios. De la traducción se encargará, como ya sucedió con la revista Opus, el diplomático Peter Zsoldos. «Es un reto, pero algunos escritores húngaros, tras leer los poemas, me han dicho que parecen escritos directamente en su lengua natal», asegura entre risas.

Hodossy Gyula reconoce que el universo creativo de los poetas húngaros residentes en Eslovaquia y de los canarios es muy diferente. «Entre los canarios, la influencia del mar es fundamental. El canario es como el mar. Nosotros no tenemos mar y las grandes aguas son una obsesión. Lo que sí compartimos es una existencia insular», apunta en alusión a la región eslovaca en la que viven estos húngaros. «No somos un gueto. Somos bilingües, hablamos tanto húngaro como eslovaco», comenta Zsoldos sobre esta comunidad nacida tras la desintegración del Imperio Austrohúngaro.