Las escritoras piden igualdad de trato

Las escritoras canarias consideran que su obra no tiene la repercusión que logra la de sus colegas varones. La falta de interés de las instituciones por cumplir con una representación más justa es una de las causas. Más de 80 firmas se han sumado al manifiesto que surgió en unas mesas sobre igualdad el pasado fin de semana en Tenerife.

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO

En pleno siglo XXI es inconcebible que, a pesar de la igualdad legal y de que las instituciones públicas y privadas de las islas mantengan un discurso favorable hacia la igualdad de género aún no exista una igualdad efectiva en la representación, visibilidad y reconocimiento de las escritoras canarias y de sus obras». Con esta frase comienza el Manifiesto de escritoras canarias que se leyó en la Feria Igualdad Tenerife Violeta el pasado fin de semana. Un escrito que surgió a raíz de la investigación de la escritora Carmen de la Rosa mientras preparaba la coordinación de las mesas de debate. «Me di cuenta de la invisibilidad de las escritoras, de su escasa representación en la edición y de la ausencia de críticas literarias a obras de mujeres», explicó.

De la Rosa se inspiró en el manifiesto que lanzaron las escritoras colombianas tras ser ninguneadas por su Gobierno en una muestra literaria en París. «Le pedían al ministro de Cultura transparencia en los procesos de selección, e incluso han editado un vídeo donde cuenta soy fulanita y he publicado tantos libros», comentó la autora tinerfeña, que cree que esta invisibilidad del trabajo de las mujeres es «generalizada».

De la Rosa, entonces, hizo su propia versión del manifiesto que leyó en la Feria y al cual se han ido sumando más y más escritoras pese a que solo se ha movido «entre nosotras», comenta la autora. «Lo hemos movido en nuestras redes sociales y por correo electrónico».

La igualdad de género «brilla por su ausencia». La representación en «conferencias, mesas redondas, ferias del libro o encuentros» no es paritaria. Y si hay mujeres, es «para cubrir la cuota femenina» y apunta el manifiesto: «Debido a esta escasa representación se crea la falsa imagen de que no hay mujeres escritoras en Canarias o de que solo somos unas pocas y de que nuestra autoridad y calidad no es la misma que la de los escritores».