‘La noche del rinoceronte’ tendrá una segunda entrega africana

Los cuentos del escritor grancanario Juan Carlos de Sancho vuelven cobrar vida en castellano, pero con un acento diferente. Su iniciativa online, que el autor ha denominado La noche del rinoceronte. Noche de cuentos, tendrá una segunda entrega, mediante las lecturas de sus relatos que llevarán a cabo ocho estudiantes de español del continente africano. En concreto, cinco son naturales y residentes en Costa de Marfil y los tres restantes de la República Popular de Benín.

V.S.A./ LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El escritor isleño se muestra «especialmente entusiasmado y orgulloso» de que una selección de sus relatos, que hasta ahora se habían convertido en un vehículo de aprendizaje del castellano para estos jóvenes africanos, cobre ahora un nuevo vuelo fruto de la visión que cada uno le dará a la lectura e interpretación de los mismos.

«Confío en poder empezar a colgar en mis redes sociales esta nueva entrega de La noche del rinoceronte. Noche de cuentos a mediados de mes. Ellos ya se están organizando y empezando con las grabaciones», asegura por teléfono De Sancho.

Los relatos, como ya sucedió con la primera entrega que protagonizó un grupo de intérpretes canarios durante el confinamiento que se implantó en la fase cero del estado de alarma, figuran en dos de sus libros, Isla sombrero, cuentos y descuentos y Elogio de lo invisible.

Juan Carlos de Sancho asegura que cuando visitó Costa de Marfil tuvo conocimiento de «la gran dificultad que los jóvenes» tenían para acceder a la compra de libros en español, a pesar de que, dice, en el África subsahariana se tiene constancia de que 1,5 millones de personas estudian castellano.

Haidara Yoro Cherif, que estudia Máster uno de castellano en la Universidad Félix Houphouët Boigny de Cocody Abidjan, en Costa de Marfil, apunta que son diversas las razones por las que aprende español. «Lo hacemos por trabajo, por los amigos, por los viajes... El español tiene todas las características para permitir a los africanos abrirnos al mundo exterior. África necesita un nuevo viento, ya que se quedó bajo el control del inglés, francés, el alemán y el portugués», explica.

Koffi Noel Palé, que estudia el segundo curso del mismo Máster, dice que contemplar por internet las interpretaciones de los cuentos de Juan Carlos de Sancho «fue una gran oportunidad para aprender el estilo de la escritura del cuento español y sobre todo en las Islas Canarias». «No solo nos ha permitido mejorar nuestro nivel de español, sino que nos ha ayudado a descubrir nuevas expresiones y conceptos durante este duro confinamiento, en el que no hemos podido acudir a las bibliotecas», añade.

Kouame N’guessan Amenan Charlotte destaca la importancia del cuento en la tradición oral y literaria africana. «El cuento es una narración breve, creada por uno o varios autores, basada en unos hechos reales o ficticios. Al principio el cuento era compartido tanto por vía oral y escrita, aunque lo más común en nuestro país es la tradición oral, de generación en generación, contados por los griots», comenta esta joven estudiante que participa en la nueva entrega de La noche del rinoceronte. Noche de cuentos.

«Ha sido una ventaja para mí escuchar a diversos actores y actrices interpretando los cuentos de Juan Carlos de Sancho. Además, a través de sus intervenciones, nos hemos damos cuenta de que el libro se extiende más allá de las fronteras», señala la estudiante costamarfileña Anne Dora Yapo, que cursa el segundo curso de su licenciatura y que también se ha embarcado en este proyecto literario y cibernético.

Los intérpretes de la primera entrega del proyecto fueron: José Luis de Madariaga, Cathy Pulido, Hermi Orihuela, Fernando Navas, Miguel Angel Maciel, Mapi Sagaseta, Valeska Álvarez, Zebensuí Pulido, Cristo Quintana, Carol Cabrera, Yanara Moreno, Blanca Rodríguez, Carmelo Alcántara, Paloma Lirola, Toni Baez, Pino Luzardo, Carlos Hipólito, José Antonio González, Juan Carlos Guerra, Oti Manzano, Lili Quintana, Mónica Lleó, Mónica Dayaran, Elena Dolgikh, Abián de la Cruz y Juan Ramón Pérez.