Nueva edición

¿Es correcto decir desinquieto? ¿Y bienísimo?

03/08/2018

Si, por un casual, usted quisiera saber si es correcta la expresión añurgarse; o qué significan las palabras tusos, caramillo, guacanal, balurto, atarjeas, platabandas o estrobos; cómo se dice chafalmejas o chaflameja, o si la palabra chicharrero se refiere a los ciudadanos de Santa Cruz de Tenerife o a los del resto de la isla, la Academia Canaria de la Lengua (ACL) está dispuesta a aclararle sus dudas.

De hecho, la institución ha resuelto desde 2001 cientos de consultas sobre el español de Canarias formuladas a través de internet por sus hablantes más curiosos. Las más frecuentes y relevantes fueron recogidas en 2015 en el libro Dudas más frecuentes sobre el español de Canarias, que ahora se presenta en una edición revisada y ampliada. «La primera edición se agotó y nos dio ánimos para ponernos a trabajar en una segunda edición actualizada y mejorada que acaba de salir en estos días», asegura el presidente de la ACL, Humberto Hernández.

Cuestiones relativas a la ortografía, la pronunciación, los antropónimos, topónimos, la morfología y la sintaxis, además de los modismos y los refranes son analizadas por los miembros de la academia en sus reuniones semanales. «Las consultas se responden de forma colegiada. Además, con mucha frecuencia, las dudas se escapan del ámbito específico de la lengua y tenemos que recurrir a expertos en toponimia, zoología o botánica», comenta Humberto Hernández.

El libro surge del portal de internet de la ACL, que recibe consultas no solo del archipiélago, sino de la península, de Latinoamérica y de algunos países no hispanoparlantes. Así, durante 2017, el 86% de las consultas fueron formuladas desde Canarias y el resto, desde el exterior. «Las que se plantean desde las islas capitalinas son las más numerosas», subraya el presidente de la entidad dedicada al estudio de la literatura y de la lengua española en Canarias.

«Muchas preguntas están relacionadas con la pronunciación: si el seseo es una característica o un vulgarismo, cuestiones sobre la aspiración de la s, o si el español de El Hierro es mejor porque se pronuncian las eses finales. En el plano morfológico, la consulta más frecuente es sobre el uso de ustedes y vosotros, cuando es correctísimo y legítimo no estar acudiendo a otros usos extrainsulares. En el ámbito del léxico, las consultas son variadísimas y curiosas. A nosotros mismos nos ha sorprendido», comenta Hernández sobre la naturaleza de las dudas y curiosidades planteadas por los hablantes canarios.

«Lo que conseguimos con esta actividad es dar seguridad a los canarios y mostrar el respeto que merece nuestra forma de hablar. No hablamos una modalidad de segundo orden. El español de Canarias es una de las ocho grandes modalidades del español y tan correcto es decir alongarse como asomarse, ustedes como vosotros. Una palabra no niega la otra, ni una es mejor que otra, porque tampoco debemos confundir el canarismo con lo exclusivo; podemos usar tanto totizo, jeito y alongarse como nuca, esguince o asomarse», insiste Hernández que invita a los hablantes canarios a visitar el portal de la ACL para resolver sus dudas o para consultar las ya formuladas por otras personas. «Todas las cuestiones que nos plantean las vamos recogiendo en un inventario. Recomiendo la consulta de la página web, un recurso que debería conocerse y usarse, no solo por el usuario normal, sino por profesores, periodistas y estudiantes», indica el presidente de ACL quien recordó que, desde ese sitio se puede acceder a la revista literaria de la entidad o al diccionario básico de canarismos. «El acceso es gratuito y tiene muchos materiales interesantes», indica Hernández.

En su opinión, el habla está viva y, por ello, experimenta un cambio constante. «Hay expresiones que se ganan, por razones obvias como la globalización, y otras se pierden, pero no hay que verlo como algo dramático. ¿Se pierde el español de Canarias? No, se renueva», apostilla rotundo el catedrático de Lengua Española en la Universidad de La Laguna.

Equipo redactor.

El presidente de la Academia Canaria de la Lengua, Humberto Hernández, (en la imagen de la derecha) forma parte del equipo redactor del libro Dudas más frecuentes sobre el español de Canarias. El resto de los miembros de la Comisión de Lexicografía de la ACL son José Juan Batista, Carmen Díaz Alayón, Antonio Lorenzo, Marcial Morera, Gonzalo Ortega, Juan Manuel Pérez Vigaray y Manuel Torres Stinga, asistidos por la técnica Luisa García Pérez. La anterior edición de este diccionario de dudas, publicado hace tres años, estaba compuesta por un total de 110 consultas. Esta última, por 133.

Déficit de académicas.

La Academia Canaria de la Lengua (ACL) cuenta con 38 académicos de número, 17 académicos honorarios y once colaboradores. De un total de 66 personas, en su mayoría del ámbito de las letras, solo figuran ocho mujeres: Yolanda Arencibia, Carmen Díaz Alayón, Gloria Díaz Padilla, Cecilia Domínguez y Alicia Llarena, en calidad de numerarias; Flora Lilia Barrera y Josefina de la Torre, entre los académicos honorarios, y María Victoria, como académica colaboradora.

«Hay pocas mujeres. Por ese lado, hay que introducir elementos correctores», reconoció el presidente de la ACL, Humberto Hernández.

El catedrático de Lengua Española y profesor de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de La Laguna explicó que los académicos de número desarrollan su laboren a través de distintas comisiones que abordan dos áreas fundamentales: lengua y literatura. En la primera, su tarea fundamental consiste en analizar cuestiones lexicográficas que se plasman en el diccionario de la ACL.

Por otra parte, Hernández señaló que entre los académicos de la ACL, además de literatos y filólogos, hay «personas destacadas en distintos ámbitos del saber, como botánicos, geógrafos, historiadores e incluso juristas».