Novedad editorial

De Sancho: «A Galdós lo crucificaron y sigue condenado»

21/01/2020

Cuando le pidieron al escritor, editor, ilustrador y activista cultural canario Juan Carlos de Sancho que hablara de Galdós en la Universidad de Boston, en lugar de articular una charla académica, interrogó al escritor de Fortunata y Jacinta sobre los problemas de nuestros tiempos hallando las respuestas en su obra literaria y en otros textos.

Ahora, aquel singular diálogo, junto a un ensayo sobre los cuentos de Galdós, ha quedado contenido en las 260 páginas de su libro Galdós responde desde los siglos XIX/XX a preguntas del siglo XXI. Y sus cuentos, ¡faltaría más!, publicado por la editorial Mercurio.

La esencia del volumen se podrá catar esta tarde, a las 19.00 horas, en la charla que De Sancho ofrecerá en la Casa-Museo Pérez Galdós de la capital grancanaria.

«Soy un lector, no un académico. Me planteé hacerle preguntas sobre nuestros problemas en el siglo XXI para que él respondiera desde los siglos XIX y XX a través de sus textos, de sus declaraciones y sus colaboraciones en el periódico La Prensa de Buenos Aires. El correlato con la actualidad es impresionante. He encontrado respuestas a muchas dudas», sostiene De Sancho que atribuye el carácter visionario de Galdós a su profundo entendimiento de la naturaleza humana. «Es un sabio. Sabe que las cosas se pueden repetir porque el conocimiento humano no es acumulativo. Nos repetimos», apunta el conferenciante que interpeló al autor de Tristana sobre asuntos como la normalización lingüística de Cataluña, el nacionalismo o los extremismos políticos. «Según Galdós, el fascismo usa la guerra para llegar a una solución y solo consigue laureles y muchos muertos», explica el estudioso que resalta la defensa galdosiana de la «reconciliación nacional» basada en «la ética y el comportamiento noble del ser humano».

También De Sancho ha buscado respuestas a las aspiraciones feministas en la obra del autor de los Episodios nacionales. «María Zambrano decía de él que fue el primer escritor español que colocó a las mujeres en una posición ontológicamente real, en igualdad con el hombre. Todas las mujeres a las que retrata –Fortunata, Jacinta, Casandra, Tristana, Marianela...– las pone en un lugar real y hace una defensa de la mujer. Por eso estuvo vinculado a la periodista y destacada feminista Emilia Pardo Bazán. Fue un hombre compasivo con el ser humano y defensor de la mujer en igualdad de condiciones», añade el interrogador de Galdós que con este libro intenta el abrir el apetito al lector para que busque más sustancia en las obras de Galdós. De hecho, sus dos conferencias, ilustradas con 15 dibujos, se completan con un epílogo que incluye fragmentos de las obras en las que ha encontrado algunas de las revelaciones más jugosas.

El escritor señala entre los libros donde encontró más respuestas a sus dudas Nazarín. «En la historia de ese cura de la teología de la liberación encontré la opinión de Galdós sobre la iglesia en la que él creía». Un aspecto, el de la influencia de la iglesia en la sociedad, que quedó patente en otra de sus obras; Electra, donde –según De Sancho– declaró «su amor a la educación laica en contra de los jesuítas que tenían el poder en este aspecto. La publicación de esa obra fue un escándalo y generó una crisis de gobierno», recuerda el minucioso lector que atribuye a estas dos obras el ostracismo al que fue sometido el literato canario.

«Por estas dos obras la derecha lo condenó a no ganar el Nobel. Era candidato, pero la iglesia y la derecha lo boicotearon y mandaron cartas a Suecia en la que lo ponían como si fuera un demonio. Por eso lo crucificaron y todavía sigue condenado», abunda De Sancho quien opina que, si hubiera tenido una vida licenciosa llena de capítulos escandalosos, como Balzac o Proust, quizá su obra habría tenido mucho más predicamento a nivel internacional.