‘Killing Eve’

La obsesión de las protagonistas entre sí se trasforma en el público en adicción a esta serie que acaba de estrenar temporada.

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO

K illing Eve es una de esas propuestas que reniegan del viejo adagio de que las segundas partes nunca fueron buenas. Todo lo contrario. Si la primera temporada de esta exitosa serie fue sorprendente, la segunda apuntala aún más a las dos protagonistas de esta historia que transita entre la tragedia y la comedia.

Sandra Oh interpreta a Eve Polastri, una oficial del MI5 que investiga una serie de asesinatos hasta situarlos como obra de una sola persona, Oksana Astankova, alias Villanelle, a la que da vida Jodie Comer. El fondo del thriller no es novedoso, y tampoco que quien investiga una serie de asesinatos se obsesione con la persona investigada. Pero cómo lo narra esta ficción, las pinceladas de humor, los locos giros de la trama y el atractivo físico que une a ambas sí es definitivamente un enfoque muy novedoso y cautivador.

Vídeo.

La obsesión –en todos los sentidos– de las protagonistas entre sí se trasforma en el público en adicción a esta serie que acaba de estrenar su segunda temporada y de la que se emite un capítulo cada lunes.

Sandra Oh interpreta magistralmente su papel frente a una extraordinaria Jodie Comer. Cierto que el guion de Killing Eve, obra de Phoebe Waller-Bridge basándose en las novelas de Codename Villanelle de Luke Jennings, es la base de este éxito, pero tanto la actriz canadiense de origen surcoreano como la británica dotan a sus respectivos personajes de infinidad de matices, especialmente la segunda con sus muecas y sus miradas, que logran conformar un peculiar ecosistema en el que el resto de actores y actrices queda completamente eclipsado.