El filólogo y escritor grancanario José Miguel Perera. / C7

José Miguel Perera: «La inmigración siempre ha estado presente en mi poesía»

El autor grancanario presenta 'Ancho de ánimas',en la Casa-Museo Tomás Morales, esta tarde, a partir de las 18.30 horas

ANGELA DI CARLO Las Palmas de Gran Canaria

El doctor en Filología Hispánica y poeta, José Miguel Perera, asegura que la inmigración africana es una cuestión que siempre le ha removido, desde que empezó a escribir a finales de los noventa, y que en su poesía siempre ha estado presente, aunque de forma menos explícita que la que expone ahora en su poemario 'Ancho de ánimas', que presenta esta tarde, a las 18.30 horas en la Casa-Museo Tomás Morales de Moya, que lo empezó a escribir en 2018 y lo concluyó durante el confinamiento.

En este trabajo juega poéticamente con tres grupos humanos que están enlazados por el sufrimiento. «Por un lado, los antiguos canarios, como cultura aniquilada de alguna forma, por el otro, los emigrantes canarios, como personas que tuvieron que salir a buscarse la vida, tal y como en la actualidad pasa en Canarias con los africanos que llegan a nuestras costas, que sería el tercer grupo humano. Ese es como el diálogo de fondo que está presente en los poemas», explica Perera.

«Damos por hecho, en general, tanto desde la política oficial hasta los ciudadanos de a pie, que la cultura canaria, como tópico, es una cultura que ha sido emigrante y que es abierta. Y ese tipo de cuestiones son históricas, no son esencias, son cuestiones cambiables. Creo que en estas situaciones complejas no deberíamos creernos tanto lo de los solidarios que hemos sido y somos, porque en cualquier momento, y la historia lo demuestra, como pasó en Europa con el nazismo, todo puede cambiar», añade.

Y desde la poesía, el discurso no es todo racional, sino como una especie de impulso de propuesta para hacer reflexionar sobre lo que es la convivencia humana, desde el punto de vista de las culturas y los pueblos, y hasta desde el punto de vista personal, porque la poesía tiene un lenguaje simbólico y metafórico, detalla. «En mi libro está de fondo todo esto», afirma.

Perera asegura que siente lo mismo ahora con la llegada de inmigrantes que lo que sentía a finales de los noventa, cuando comenzaron a llegar, y piensa en la situación de esas personas que lo arriesgan todo, lo que le causa «primero asombro y después tristeza, porque todos tienen una historia personal y un nombre propio, aunque a veces salgan en los medios de comunicación solo como números», dice.

Y se pregunta qué puede proponer la poesía. «Por un lado, ponerlo sobre la mesa, siempre. Estamos hablando desde Canarias, desde nuestra realidad, pero las víctimas son estas y muchas otras en el mundo, es una lectura desde una voz poética desde Canarias. A partir de ahí, mi poesía quiere poner una reflexión y un impulso hacia la comprensión de lo diferente, de lo extranjero, pero que es parte de lo humano y no lo somos sin todo eso», sostiene.

La identidad canaria

Perera, que además de poeta es investigador, crítico literario y profesor de Enseñanza Secundaria de Lengua y Literatura, asegura que tiene una concepción de la identidad canaria muy poco romántica y que no defiende la tradición por la tradición.

«La cuestión identitaria me interesa viva, no como escaparate, por eso en Educación no me gusta celebrar Canarias cuando se acerca el Día de Canarias, sino que lo inserto en el día a día cuando doy clases como una forma viva de la que estamos viviendo», explica.

Lo que sí le preocupa es que la globalización está uniformando a las personas. «En ese sentido me preocupa esa transformación, pero no tanto porque sea malo de por sí cambiar, sino porque está haciéndonos máquinas. Tendríamos que pensar bastante, pero no porque no haya que defender nada antiguo, sino mantener como seña nuestra propia humanidad», concluye.