J.J. Benítez: «Soy un personaje maldito en la literatura española»

Nada de lo narrado en los Evangelios se ajusta a la verdad», reza la solapa del último libro de J.J. Benítez (Navarra, 1946), El diario Eliseo, que el autor presentará hoy, a las 19.00 horas, en la Biblioteca Pública del Estado de la capital grancanaria.

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA

Con este volumen pretende rematar su serie Caballo de Troya, en la que reconstruye la vida de Cristo a lo largo de 7.000 páginas y de la que no le apena despedirse. «Es un alivio. 35 años de investigación y once libros publicados para mí es demasiado. Creo que es el momento de cerrarla», dice el escritor cuya versión de la historia de Jesucristo ha sido muy criticada por la Iglesia, pero no tanto como para llegar a ser excomulgado. «Soy apóstata, gracias a Dios», dice con sorna el autor que lleva tres décadas desgranando las aventuras de dos estadounidenses que, a través de un viaje en el tiempo, se convierten en testigos de los años finales de Jesús de Nazaret.

Según Benítez, lo que más ha fastidiado a la iglesia de su relato es que pone en evidencia que Jesucristo nunca tuvo intención de fundar una religión. «La iglesia es un invento humano», apostilla el investigador que, no obstante, tiene pendiente la publicación de otras dos novelas; una con las 400 páginas que tuvo que extraer de Caballo de Troya 9 para que pudiera ser publicado y el segundo volumen de El rayo negro, que relata la vida de Jesús antes de que se convirtiera en un personaje público.

En su opinión, las religiones en general «no son éticas» porque emplean el miedo para someter al fiel: «te doy la vida eterna pero me tienes que servir a mí y cumplir mis dogmas. Eso no es justo ni ético», recalca el escritor que tiene intención de seguir escribiendo sobre los fenómenos OVNI. «Estoy realizando investigaciones y las sacaré a la luz pero de manera más relajada», comenta Benítez que hace unas décadas encontró en Canarias uno de los lugares más fértiles en cuanto avistamientos de OVNI. «Tuve la fortuna de aterrizar en estas islas en los año 70 para investigar algunos de los clásicos de la ufología española y mundial», relata Benítez quien recuerda especialmente el caso del avistamiento de objetos luminosos en Gáldar durante la noche del 22 junio de 1976 con el testimonio principal del médico de Guía, Julio Padrón León.

En su opinión, la existencia de vida extraterrestre no es una cuestión de fe. «Hay cientos de miles de pruebas para quien lo quiera ver, para el que se quiere informar. Los científicos no están por la labor porque investigar cuesta dinero y eso no les interesa. El fenómeno OVNI es tan real que interesa, sobre todo, a los militares, que lo llevan investigando desde hace 70 años. No es algo abstracto. No es una cuestión de fe», dice rotundo.

Benítez ha vendido al menos cuatro millones de ejemplares de Caballo de Troya, sin embargo su narrativa no es apreciada mas que por sus legiones de lectores. «Este tipo de investigación y de trabajo –confiesa– no está reconocido en los cenáculos literarios a los que, afortunadamente, no pertenezco. Soy un personaje maldito en la literatura española, pero me da igual, lo que me importa es ser coherente conmigo mismo».