El escritor Isaac Rosa, ganador del Premio Seix Barral 2022. / Iván Giménez

Isaac Rosa gana el Biblioteca Breve con una novela picaresca del siglo XXI

En 'Lugar seguro' narra la historia de tres generaciones de granujas que quieren medrar gracias al miedo y la incertidumbre

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

Isaac Rosa (Sevilla, 48 años) es el ganador del Premio Biblioteca Breve de novela, dotado con 30.000 euros, convocado por Seix Barral y que falló este lunes en Barcelona su 64 edición. Se lo adjudicó por unanimidad con 'Lugar seguro' un reflejo de la picaresca del siglo XXI que presentó bajo el seudónimo de Segismundo García. Así se llaman el abuelo, el padre y el hijo que protagonizan el relato, tres pillos obsesionados con el ascenso social. Los tres se estrellan una y otra vez tratando de aprovecharse del miedo y la incertidumbre en tiempos inciertos como los de la pandemia.

«Es un retrato genial de tres generaciones de granujas de una misma familia que se aprovechan de las grietas del sistema en su propio beneficio», dijo en su fallo el jurado que eligió 'Lugar seguro' entre los 858 aspirantes este año al premio. Es una novela «que incomoda y refleja desde la ironía y la controversia la incertidumbre de la sociedad actual», agregó el jurado formado por Pere Gimferrer, Benjamín Prado, Elena Ramírez Andrea Stefanoni y Juan Manuel Gil, ganador de la pasada edición.

Los tres buscavidas tratan de ganarse el pan con negocios turbios, estafas y todo tipo de tretas al margen de la ley. El narrador, Segismudo García, es un comercial venido a menos que cree haber hallado el negocio de su vida: la venta y construcción de búnkeres 'low-cost' a las clases más humildes. Lo hace cuando la instalación de refugios en viviendas de clase alta es ya tendencia y los más ricos se dedican a protegerse y prepararse para futuros desastres.

'Lugar Seguro' es el nombre de la empresa que ofrece a sus clientes: la única posibilidad de sobrevivir al temido colapso global. «Pero Segismundo ha levantado un castillo de naipes que en cualquier momento se puede venir abajo y tiene una relación problemática con su padre y con su hijo», adelantan sus editores.

El abuelo Segismundo fue a la cárcel por la quiebra de un turbio negocio de clínicas dentales baratas. Salió de prisión por demencia senil, pero le confesó a su hijo que escondía una fortuna en un lugar seguro. Su nieto adolescente, Segis, sigue los pasos «emprendedores» de la familia y monta todo tipo de chanchullos para ganar dinero fácil. El último, un negocio de apuestas en el instituto que se le ha ido de las manos.

La novela se desarrolla en 24 horas en la vida de Segismundo García mediante de un monólogo torrencial que el protagonista dirige a su padre al anochecer, contando todo lo sucedido durante su peculiar jornada. Como el protagonista de 'El nadador', de John Cheever, que narra un día en la vida de un hombre que atraviesa el vecindario saltando de piscina en piscina, Segismundo va de búnker en búnker, visitando sótanos, trasteros, cocheras y otros lugares elegidos por sus futuros clientes para construir sus 'lugares seguros', lo que le sirve para hacer una radiografía de sus motivaciones.

Resentido

«Segismundo es un resentido lleno de rencor social en tanto que desclasado y caído en desgracia. Ese narrador era imprescindible, ya que 'Lugar seguro' pretende ser una mirada al futuro próximo, pero huyendo del habitual acercamiento distópico», explica su autor. «No quería irme a la utopía, sino más bien escribir una antidistopía: contar un futuro en el que, sin haber desaparecido los actuales problemas, incluso agudizándose algunos, sí se abre paso una posible alternativa que no conduce al abismo, que hasta podría mejorarnos la vida» agrega.

Reconoce Isaac Rosa haberse inspirado «en realidades presentes que me he limitado a ampliar». Recuerda que la venta de búnkeres particulares, «ya es una realidad no solo en Estados Unidos, si bien limitado por ahora a rentas altas». Pero agrega que «todo cuanto en la novela pueda sonar utópico existe ya aquí y ahora, solo que a escala más modesta». «No solo quería ser realista: sobre todo intento que seamos conscientes de que esas posibilidades transformadoras no exigen un gran esfuerzo de imaginación: están ya aquí. Hay mucha gente trabajando en ese futuro, sin esperar a ninguna revolución», concluye.

Isacc Rosa es autor de novelas como 'La malamemoria' (1999), reelaborada en '¡Otra maldita novela sobre la guerra civil!' (2007), 'El vano ayer' (2004), ganadora de los premios Rómulo Gallegos, Ojo Crítico y Andalucía de la Crítica; 'El país del miedo' (2008), galardonado por la Fundación J. M. Lara como mejor novela del año; 'La mano invisible' (2011), 'La habitación oscura (2013),y 'Feliz final' (2018). Rosa es columnista y autor de guiones de cómic, novelas juveniles y libros de relatos, entre los que destaca 'Tiza roja' (2020). Su obra ha sido traducida a varios idiomas y llevada al cine en tres ocasiones.