Pablo Heras-Casado, primer director invitado del Teatro Reala de Madrid. / Javier del real

Heras-Casado culmina su desafío wagneriano con 'El ocaso de los dioses'

El Teatro Real cierra con esta colosal ópera el ciclo de 'El anillo del nibelungo' que ha abordado durante cuatro temporadas sucesivas

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

Pablo Heras-Casado (Granada, 44 años) vuelve al Teatro Real para culminar uno de los mayores desafíos de su carrera. El primer director musical invitado del coliseo se enfrenta a 'El ocaso de los dioses', que se estrenará el 26 de enero y con la que se completa la última jornada de 'El anillo del nibelungo' de Richard Wagner (1813-1883).

Cierra con esta ópera el colosal proyecto de la tetralogía wagneriana que se ha presentado en el escenario de teatro público en cuatro temporadas sucesivas, siempre con Heras-Casado a la batuta.

Lo hace con una icónica puesta en escena de Robert Carsen, en una producción creada para la Ópera de Colonia en 2000, repuesta en numerosas ocasiones y situada en la actualidad, para despedir al héroe y wagneriano en un planeta con la humanidad en declive irreversible «pero con un atisbo de esperanza».

El Real ofrecerá nueve funciones de esta fastuosa ópera que comenzarán a las 18.30 horas, con excepción de los domingos, cuyo inicio será a las 17.00 horas, para adaptar el horario a la larga extensión de la obra, casi cinco horas y media. La interpretación de la colosal partitura contará con 11 solistas, 115 músicos –que como sucedió con 'Siegfried' en la pasada temporada ocuparán el foso y 8 palcos a ambos lados del escenario para mantener la distancia de seguridad sanitaria–, 62 miembros del coro y 17 actores figurantes.

Paradójicamente, 'El ocaso de los dioses' fue la primera de las cuatro óperas concebida por el genio alemán para el formidable ciclo de 'El anillo...'. Asistimos a la trágica muerte de Sigfrido, al sacrificio de Brunilda, al fin de la tiranía de los dioses y a la destrucción del Valhalla. «El destino, la maldición del anillo y la ambición de los dioses conducen a los protagonistas a un final irreversible en el que, en contraposición, reside una brizna de esperanza al volver el anillo a las hijas del Rin y restablecer el orden natural», resumen los responsables del Real.

Su estructura «se asemeja a la de las tragedias griegas» y su desarrollo musical «camina en paralelo al drama, convirtiendo a la orquesta en una suerte de personaje o coro que anticipa, explica o narra la acción». Una trama que avanza entre los numerosos 'leitmotivs' «hasta llegar a la expresión trasformadora de la muerte de Sigfrido en la 'Marcha fúnebre', -con una estructura tonal que va más allá de los límites formales de la música, asociada a una profunda reflexión filosófica-, y a la redención del mundo tras la inmolación de Brunilda».

Fuego sanador

La propuesta de Robert Carsen, acogida con éxito en numerosos teatros, «traslada la alegoría wagneriana a la actualidad y la sitúa un mundo contaminado, que destruimos entre todos, pero que nos dará la oportunidad de resurgir tras un fuego sanador». Una chocante puesta en escena concebida en estrecha colaboración con el escenógrafo y figurinista Patrick Kinmonth y el iluminador Manfred Voss.

En el reparto, algunas de las voces wagnerianas más reconocidas del momento: Andreas Schager (Siegfried), Lauri Vasar (Gunther), Martin Winkler (Alberich), Stephen Milling (Hagen), Ricarda Merbeth (Brünnhilde), Amanda Majeski (Gutrune/norna), Michaela Schuster (Waltraute), Elizabeth Bailey (Woglinde), Maria Miró (Wellgunde), Claudia Huckle (Flosshilde/norna) y Kai Rüütel (norna).

El Teatro Real continúa con la grabación audiovisual de 'La tetralogía' para su distribución internacional y su emisión en 'My Opera Player'. Radio Clásica, de Radio Nacional de España, la retransmitirá en diferido, tal como ha hecho con los tres títulos anteriores de la saga.