El presidente de la Academia de Cine, Fernando Méndez-Leite, y el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, sostienen un Goya. / Ep

Los Goya tendrán cinco nominaciones en todas las categorías

La gala de los premios del cine español se celebrará por segunda vez en su historia en Sevilla el próximo 11 de febrero de 2023

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Todo empezó un 12 de noviembre de 1985 en la marisquería O'Pazo de Madrid. El productor Alfredo Matas se reunió con doce comensales, entre ellos los directores Luis García Berlanga y Carlos Saura, y los actores José Sacristán y Charo López. El acta de aquella comida estableció la necesidad de crear una Academia del Cine Español y unos premios para promocionarlo. Se especuló con la posibilidad de llamarlos Lumière o Buñuel y a punto estuvieron de ser bautizados como Soles. El 16 de marzo de 1987, el teatro Lope de Vega, que hoy disfruta de llenos diarios con 'El Rey León', se vistió de gala en la primera ceremonia de los Goya. Acudieron los Reyes y triunfó 'El viaje a ninguna parte'. Su director, Fernando Fernán Gómez, se quedó en casa durmiendo.

Treinta y seis ediciones después, los Goya constituyen la principal cita del cine español. Su alfombra roja alimenta durante días las páginas del glamour y el espectáculo de la ceremonia se analiza hasta la extenuación, aunque sea para ponerlo a caldo. Sevilla, que ya acogió la edición de 2019, volverá a celebrar el próximo 11 de febrero de 2023 en el Palacio de Congresos y Exposiciones FIBES la 37 edición de los Premios de la Academia del Cine Español, que acaba de estrenar presidente. Fernándo Méndez-Leite no se corta: «Se prevé un año espectacular de cine español, que culminará con la celebración de unos Goya que pretendemos que sean los mejores de la historia», aseguró.

Representantes del cine andaluz acompañaron ayer a Méndez-Leite y el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, en la presentación de los premios. «Además de ser un escaparate para la imagen nacional e internacional de Sevilla, los Goya deben servir para fortalecer el tejido empresarial y generar una industria audiovisual más sólida», confió el político socialista. La junta directiva de la Academia, renovada en un 50%, ha acordado un cambio importante en el reglamento de los galardones. Hasta ahora, todas las categorías contaban con cuatro candidatos, excepto en las de mejor película y mejor cortometraje de ficción. A partir de esta 37 edición todas las categorías tendrán cinco nominaciones.

Representantes del cine andaluz en la presentación de los Goya en el Palacio de la Motilla de Sevilla. / EP

«La Academia da un paso más para reconocer el talento de nuestros creativos y técnicos», justifica Méndez-Leite. «Películas e interpretaciones tendrán más posibilidades de entrar en las nominaciones en un año en el que hay un nivel altísimo. Habrá más nominadas y nominados que nunca en Sevilla, donde celebraremos los Goya 2023 con una gran gala», prometió el presidente de la institución.

'Alcarràs' y 'Cinco lobitos'

La primera vez que los premios se celebraron fuera de Madrid fue en 2000 en Barcelona. En 2019 viajaron a Sevilla y constituyeron «un auténtico taquillazo para la ciudad», según su alcalde, con un impactó que superó los 56 millones de euros. Siguiendo la política descentralizadora que defendía Mariano Barroso, anterior presidente de la Academia, en 2020 y 2021 los Goya tuvieron lugar en Málaga, mientras que este año se celebraron en Valencia.

Aumentar a cinco el número de candidatos en cada categoría amplía el efecto promocional de los premios y aumenta el número de invitados en la ceremonia. Con las salas de cine todavía sin recuperarse de los estragos de la pandemia, dos películas españolas son las grandes protagonistas de este primer semestre y estarán, sin duda, presentes en Sevilla. 'Alcarrás' y 'Cinco lobitos' llevan dos meses entre los diez largometrajes más vistos y suman más de 500.000 espectadores. Carla Simón ganó el Oso de Oro en Berlín con su segundo largometraje, un testimonio del fin de la agricultura familiar en un pueblo de Lleida protagonizado por actores no profesionales.

Por su parte, 'Cinco lobitos', ópera prima de la vasca Alauda Ruiz de Azúa, arrasó en el Festival de Málaga con su retrato de la maternidad y el peso de la herencia familiar.