Cuadro de Paul Gauguin 'Mata Mua'. / Efe

El Gobierno ratifica el acuerdo para alquilar la colección de la baronesa Thyssen

El Estado abonará 6,5 millones anuales durante 15 años por las más de 400 obras de Cervera, entre ellas el 'Mata Mua' de Gauguin

DANIEL ROLDÁN Madrid

Punto final para uno de los culebrones artísticos más longevos. Después de cuatro años de intensas negociaciones, amenazas y acercamientos, el Consejo de Ministros ratificó este martes el acuerdo alcanzado a finales de enero por el Ministerio de Cultura con Carmen Cervera para que su magnífica colección -más de 400 obras, entre las que se encuentra el 'Mata Mua' de Gauguin y otras piezas de Monet, Renoir y Picasso, entre otros- permanezca en España durante los próximos 15 años. El Estado pagará 6,5 millones de euros anuales por el alquiler de estas obras que permanecerán en el Museo Thyssen-Bornemisza. «Es imprescindible dar estabilidad a la colección como elemento fundamental y garantía de cohesión, unidad y calidad de la institución», indicó el ministerio tras la reunión semanal del Ejecutivo, que refrendó este compromiso a través de un decreto ley para regular determinados bienes del patrimonio histórico.

Con el paso dado por el Consejo de Ministros, solo falta la firma definitiva por las dos partes para terminar con unas arduas negociaciones que comenzaron en 2017. Entonces, la baronesa reclamó al Estado renegociar las condiciones de la cesión al entender que el acuerdo, firmado en 1991 por diez años y renovado anualmente desde 2011, estaba «obsoleto». Entonces comenzaron las conversaciones, primero con Íñigo Méndez de Vigo y luego con José Guirao y José Manuel Rodríguez Uribes. Fue con este último con el que la baronesa Thyssen cerró el acuerdo el 29 de enero, apenas dos días antes de que expirara el plazo para que la colección siguiera en Madrid.

Fiscalidad y órdago

Fueron unas negociaciones muy duras, que parecieron ver la luz con el exministro Guirao. Pero el cambio en Cultura y la llegada de Rodríguez Uribes paralizaron las conversaciones. Uno de los momentos más complicados se produjo en junio de 2020, cuando la baronesa sacó del museo el 'Mata Mua' -que se encuentra en su cámara acorazada de Andorra-, 'Caballos de carreras en un paisaje' (1894), de Degas; 'El Martha Mckeen de Wellfleet' (1944), de Hopper, y 'El puente de Charing Cross' (1899) de Monet. Este último se expone en el Louvre de Abu Dabi.

Las autoridades españolas esperan que la obra de Gauguin regrese pronto a Madrid y se exponga con gran parte de la obra de la baronesa en una zona propia del museo, separada de la colección comprada por el Estado en 1993 a Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza e indicada. Para disfrutar del resto de las obras habrá que esperar, ya que según el acuerdo alcanzado, Tita Cervera puede disponer de tres obras para cederlas cuando estime oportuno.

Otro de los puntos más conflictivos entre las dos partes fue el de la fiscalidad. Cervera, residente en Andorra desde 1992, logró sacar el compromiso del Ejecutivo de que sus visitas a España por motivos de las reuniones del patronato del museo no computen como estancia en España. Si una persona reside aquí 183 días, tiene que tributar. Esta excepción también se extiende a su hijo Borja, copropietario de algunas de las obras de la colección de su madre y residente en el Principado.

Las líneas maestras del acuerdo se pintaron a finales de enero, pero faltaban por cerrar los flecos de cualquier negociación. Se dieron dos meses para conseguirlo, pero las dos partes no llegaron a ningún acuerdo. Entonces, se acordó una prórroga hasta mayo. Agua. Una segunda prórroga se extendió hasta junio. Otra vez agua. «Los elementos centrales están y ahora los abogados de una parte y de la otra se encuentran ultimando los detalles del contrato», resumía hace semanas el exministro Rodríguez Uribes, discurso similar que repitió en la inauguración de ARCO. El 4 de julio se comunicó una tercera que no ha sido necesario terminar.