El actor Gabriel Garbisu, caracterizado para su personaje en la versión teatral de la novela de Mario Vagas Llosa 'La fiesta del Chivo', que dirige Carlos Saura. / C7

Gabriel Garbisu: «El verso clásico castellano es comunicación y no hacer poesía en voz alta»

El actor y director imparte, entre el 27 y el 30 de agosto, en Arucas, un taller sobre cómo afrontar el verso en los montajes escénicos

VICTORIANO S. ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Gabriel Arbisu tiene claro que el verso de los montajes escénicos clásicos es una guía para la acción a desarrollar y no un mero artificio lingüístico. Sobre esta idea transitará el taller intensivo 'El verso en acción, la palabra en acción', que impartirá entre el 27 y el 30 de agosto, en la Casa de la Cultura de Arucas, a un máximo de ocho participantes debido al protocolo para luchar contra la pandemia de la covid-19.

Durante esta iniciativa, que desarrolla la compañía grancanaria 2RC Teatro -toda la información figura en clasicos@2rcteatro.es-, Garbisu y los inscritos trabajarán a partir de 'El perro del hortelano', de Lope de Vega. «Siempre hay que encontrar un vehículo sobre la palabra y el verso clásico. No doy clases teóricas, los que trabajamos la palabra hablada necesitamos acción. Intento enseñar lo que considero que debe de ser el trabajo con el verso y elijo una obra, en esta ocasión 'El perro del hortelano'. Es interesantísimo su verso y dentro de lo que cabe es una comedia divertida y maravillosa, de la que he planteado una versión con tres escenas de distinto carácter para trabajarlas», adelanta por teléfono desde el País Vasco, donde se ha refugiado unos días para evitar el calor de Madrid.

Aclara desde un principio que el verso «sea lírico o dramático, proviene del habla y es comunicación». Añade que «los dos, entre comillas, deforman el habla y la estilizan, porque hacen pequeñas variaciones». De ahí que defienda la tesis de que «el verso clásico castellano es comunicación, no es hacer poesía en voz alta, creo que eso es una equivocación».

Como una partitura

El actor y director de varios montajes de Calderón de la Barca es «partidario de que cualquier texto bien escrito, tanto de los clásicos griegos como de Shakespeare o de nuestro Siglo de Oro, se entienda como una partitura, no son una cuestión técnica, son pura interpretación. El verso, como comunicación, da pistas sobre el personaje y la acción».

La diferencia con el lenguaje cotidiano es evidente, aunque el objetivo sea el mismo . «En la calle hablamos partiendo de construcciones con sujeto, verbo y predicado. El verso muchas veces apuesta por un desorden gramatical, que lo diferencia de como hablamos. Siendo conscientes de eso, el sonido del verso tiene que tener el sonido del habla, de lo que queremos decir», subraya.

Dice que en los montajes de piezas clásicas en verso se ha avanzado muchísimo y se han desterrado viejas fórmulas que lograban ahuyentar al público porque apenas entendían lo que los actores decían. «Vamos en una línea de desterrar el soniquete, pero hay que ir más allá y respetar el trabajo de la palabra y el verso. Antes, te podías dormir en las funciones y despertarte un rato después y no te habías perdido nada, porque todo sonaba igual. No es solo aprender el verso de memoria, se trata de una partitura que hay que respetar y después interpretarla. Está todo ahí, es como un libro de instrucciones de cada personaje. Hemos avanzado y es lo que intento comunicar en mis talleres en academias de actores, en los talleres y a los directores. A través del texto la imaginación se pone en marcha. El pensamiento se verbaliza, está todo en la palabra, es una palabra en acción, no es solo un diálogo», añade.

«Frecuentar los clásicos del Siglo de Oro nos hace mejores»

Gabriel Garbisu defiende la riqueza y variedad enorme que esconde a nivel dramático el Siglo de Oro español. «Tenemos ahí una cantidad de autores y obras de gran calidad que no tiene ningún otro país. Es un granero universal. Mientras Inglaterra ha convertido a Shakespeare en una marca universal, nosotros no hemos sabido ni exportar como se merece a nuestros autores del Siglo de Oro a Latinoamérica», se lamenta.

Desde su punto de vista, «frecuentar el Siglo de Oro nos hace mejores seres humanos». Por ello Garbisu lamenta el empobrecimiento cultural de las nuevas generaciones. «El nivel de lectura ha bajado entre los jóvenes. Manejan un grupo muy reducido de palabras y el pensamiento es palabra. Los maestros de la palabra, más allá del entretenimiento, aportan al castellano una dimensión espectacular en cuanto a pensamiento y palabra. Hay que valorarlos más, nos enriquecen. Que esos grandes autores no se representen empobrece el castellano, nuestro pensamiento y nuestra capacidad de comunicación. Nos aportan muchas cosas y son nuestros. Todos tenemos dentro a Lope», defiende el actor que forma parte del reparto de la versión teatral de la novela 'La fiesta del Chivo', de Mario Vargas Llosa, que bajo la dirección de Carlos Saura gira por toda España tras triunfar en el Teatro Infanta Isabel de Madrid.

A corto plazo, Gabriel Garbisu explica que su faceta como director permanecerá aparcada, pero no muerta.