La furia vikinga desembarca en el municipio pontevedrés de Catoria