La librería DLibros, en Torrelavega. / Luis Palomeque

El mercado del libro facturó en 2021 un 5,6% más que el año anterior

Es el mayor incremento del siglo, alcanzando los 2.576 millones de euros, aunque las cifras siguen por debajo de los 3.200 millones previos a la crisis financiera de 2008

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

Buenas noticias para el mercado del libro en nuestro país. El sector facturó el pasado año un 5,6% más que en 2020, hasta alcanzar los 2.576 millones de euros, de los que 2.432 millones corresponden a la las ventas en papel (+5,5%) y 134 millones a la venta en digital (+6,8). Así lo refleja el informe de Comecio Interior del Libro 2021 en el que también se expone que dado que en papel el precio de los libros de media se ha mantenido prácticamente sin variación en los 14 euros, la subida se produjo por el aumento de ejemplares vendidos, que creció un 5,9% hasta los 174,10 millones de ejemplares. En cambio, en el caso de las ventas en digital apenas crecieron un 1,7% así que el aumento en la facturación tuvo más que ver con que el precio del libro digital pasó de 9,5 a 10 euros de media. Así las cosas, del volumen de negocio, el 94,8% corresponde a la edición en papel y el 5,2% a la edición en digital.

«Los datos son francamente buenos, por no decir extraordinarios», ha explicado esta mañana Daniel Fernández, presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, que ha achacado los buenos números a que durante la pandemia «la ciudadanía se reencontró con el libro y la lectura». No en vano, la subida del 2,4% en la facturación del año anterior ya indicaba por dónde iban a ir los tiros. «Lo que ahora nos dice este estudio de comercio interior del libro en España en 2021 es que esa tendencia no solo se ha consolidado sino que prácticamente ha explotado. Este 5,6% es el mejor dato de crecimiento en todo lo que llevamos de siglo», confirma orgulloso Fernández. Eso sí, no es la cifra más alta de facturación. Esa corresponde a 2008, antes de que llegara la crisis financiera, donde se alcanzó el pico en torno a los 3.200 millones. «Con la crisis, bajó y tocó fondo en 2013. A partir de ahí se fue incrementando en torno al 1,4% anual, pero este crecimiento es muy bueno, aunque aún no hayamos recuperado el nivel de 2008», comenta Óscar Chicharro, encargado de elaborar el informe.

Para su desarrollo han recogido información de 778 empresas privadas y agremiadas con un catálogo de 794.823 libros. Entre los datos más interesantes extraídos del estudio está que el pasado año se editaron en España 79.373, un 6,4% más que en 2020, de los que 55.197 se editaron en papel (+8,9%) y 24.176, en digital (+1,2%). Estos títulos dieron lugar a 198,13 millones de ejemplares publicados en papel, un 9,3% más que en 2020.

No todos los datos son positivos y es que en la facturación por materias los libros de texto, aunque suponen el 28,6% del pastel y han facturado la nada desdeñable cifra de 736 millones de euros, han caído un 3,8% con respecto al año anterior. Chicharro ofrece una explicación: «A finales de 2020 entró la Lomloe y hay comunidades autónomas que a lo mejor han esperado un poco más para renovar los libros». Es el único dato negativo y, como señala el presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, «no empaña la enorme satisfacción de ver que hay partes de la industria editorial que crecen por encima del doble dígito». En efecto, la novela infantil y juvenil experimentó el pasado año un crecimiento del 17,8% hasta alcanzar los 432 millones de euros. «Estamos convencidos de que estamos formando nuevos lectores y por lo tanto superando esa brecha tradicional en el número de lectores y en los índices de lectura que separaba España de los países más lectores y más civilizados de la UE», apunta con orgullo Fernández. También la literatura de ficción para adultos creció un 8,2% hasta alcanzar los 548 millones de euros. Por otro lado, los libros de no ficción siguen suponiendo la porción más grande de todo el pastel (29,9%). Crecieron un 7,7% y facturaron 770 millones de euros. Finalmente, el estudio también señala cuáles son los establecimientos predilectos donde se adquieren los libros y, pese al empuje del comercio online, las librerías (35,2%) y las cadenas de librerías (18,6%), que suman un 54,4% de la facturación, siguen siendo los canales de comercialización preferidos por los lectores.

Comercio exterior

MEnos positivas fueron las cifras de comercio exterior del libro. La caída registrada como consecuencia de las restricciones de circulación por la pandemia en 2020, continuó este año por las ventas en el exterior del sector gráfico (43,88 millones de euros en 2021 frente a los 51,18 en 2020). Así, en el volumen global, las exportaciones cayeron un 0,7% hasta los 388,91 millones de euros, frente a los 391,76 de 2020, si bien en el sector editorial sí se incrementó la facturación, pasando de 340 millones en 2020 a 345, un 1,3% más. En cuanto a las importaciones, también se produjo una caída de estas, si bien el saldo de la balanza comercial se mantiene positivo y alcanzó los 283, 05 millones de euros, 32,21 millones más que en 2020.

«Tenemos la incógnita de qué sucederá con los libros de texto»

La presentación del informe 'Comercio Interior del Libro 2021' también invitó al presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, Daniel Fernández, a sacar la bola de cristal y mirar con indudable optimismo hacia el futuro. ¿Cómo va a ser 2022? «Hasta ahora el mercado del libro en librerías está funcionando bien y se está sosteniendo. No hemos experimentado ninguna caída significativa y las ferias del libro y Sant Jordi han funcionado muy bien. Incluso con las dificultades en la cadena de suministro, que no solo se ha encarecido el transporte o el combustible sino también el papel, y que ha habido más problemas para conseguir stock, las cifras de mercado siguen manteniéndose», ha explicado. No obstante, Fernández apunta que aún está la «incógnita» de qué va a pasar con los libros de texto. «Es un poco la clave. A ver con la Lomloe en marcha y los primeros libros preparados para el curso 2022-2023, debería ser un buen año». A su lado, Antonio María Ávila, director de la Federación de Gremios de Editores de España, lo tiene claro: «Si el mes de septiembre es bueno, las navidades también lo van a ser».