Itziar Castro, durante una edición del festival de cine de Málaga. / ANA BELÉN FERNÁNDEZ

«Espero por una comedia romántica en la que un chico guapísimo se enamore de una gorda»

La actriz, productora y escritora catalana invitada del FIC Gáldar, estrena en 2022 el primer musical de Netflix para todo el mundo

FRANCESC ZANETTI Las Palmas de Gran Canaria

La actriz catalana Itziar Castro (Barcelona, 1977), nominada en los Premios Goya a mejor actriz revelación por su trabajo en el filme 'Pieles', de Eduardo Casanova, estará presente en el Festival de Cine Internacional de Gáldar, junto a Carlos Bardem, Brays Efe y Lola Rodríguez. Antes del estreno previsto para el próximo año de 'Érase una vez, pero ya no', de Manolo Caro, el primer musical de Netflix para todo el mundo en el que comparte como protagonista reparto con la actriz Rosy de Palma y la cantante canaria Nia, se encuentra inmersa en la promoción de su libro 'Con el corazón por delante', una autobiografía emocional en formato poemas.

Más de 20 años de profesión avalan la trayectoria de esta actriz XXL que se define «poliédrica e inquieta», conocida por sus participaciones en numerosas ficciones tanto para televisión como para cine, entre las que figuran 'Vis a vis' o 'Paquita Salas'. Castro, que se ha involucrado como productora en el filme 'Matar a Dios' y en el cortometraje 'Flotando', confiesa que no concibe su vida sin trabajar como actriz, «mi pasión desde siempre». «La interpretación me ha dado la vida y también las herramientas para saber estar, relacionarme y empatizar, porque al hacer tantos personajes diferentes, te acercas a realidades diversas», añade.

El dramaturgo Ricard Reguant y la actriz Ángels Gonyalons, los creadores de la escuela Memory, la primera de teatro musical creada en España, le bridaron su primera oportunidad artística. Por eso cree importante, desde su posición de productora, «colaborar y apoyar proyectos modestos y de directores o directoras desconocidas o de creadores que están empezando a los que la industria no otorga oportunidad ni atención alguna».

También por ello Itziar Castro valora positivamente el papel que juegan los festivales como el FIC Gáldar en que participará en calidad de invitada. «Los festivales dan muchísimas oportunidades y visibilidad a los creadores que está empezando, sobre todo los festivales de cortometrajes, en los que muchos realizadores y realizadoras han podido mostrar sus trabajos para luego poder llevar a cabo su primer largometraje. Yo soy de las que apoya todos los festivales porque realmente son un escaparate de creatividad y de talento super necesarios», señala la actriz, que regresa a la isla nuevamente en donde pasó este mismo año unas breves vacaciones.

Cuando se le pregunta por el papel protagónico que nadie le ha ofrecido aún, aclara que «no necesito ser protagonista». «He sido muy feliz y soy muy dichosa siendo la amiga de..., la secundaria, la coprotagonista. En realidad, estoy un poco abierta a todo porque me encanta trabajar. Aunque sí que espero pueda hacer una comedia romántica al uso, super patriarcal, super heteronormativa en la que chico guapísimo se enamora de gorda sin ningún complejo y que no tenga ningún problema ni ningún reparo por el físico, porque eso significará que, por fin, hemos roto muchos cánones. Espero que algún día pase», dice.

Mayor diversidad

Con la aparición de nuevas directoras y directores, sensibilidades diversas y el tratamiento de nuevas realidades y temáticas, Itziar Castro estima que el cine español ofrece una estampa de mayor diversidad, aunque sigan prevaleciendo papeles e historias estereotipadas las ofrecidas a las actrices españolas.

«Hay un poco de todo. Nuestro cine cada vez se está abriendo más a la diversidad en todos los campos de edades, etnias, religiones, físicos, de todo en general, aunque todavía queda mucho por hacer, muchísimo. Nos quedan muchos cambios, muchas realidades, muchas conciencias porque se sigue teniendo en cuenta que las mujeres más allá de los 40 ya no sirven para nada, sigue habiendo más papeles para hombres que para mujeres, y los hombres siguen cobrando más que las mujeres. Queda mucho por hacer y no solo para las mujeres sino también para las personas diversas que, al igual que en la vida cotidiana tienen su espacio, deberían tenerlo asimismo en el cine. Porque el cine y lo audiovisual es un reflejo de la realidad y en la realidad y en la calle todos somos diversos», comenta la actriz.

Con una vertiente comprometida que plasma con sus colaboraciones con Open Arms

Comprometida con varias causas como activista, Castro asegura que «la vida siempre es un compromiso y hay que tomársela en serio. No hay que tomársela en serio para que haya un compromiso. Todo va unido. Yo además dispongo de un altavoz y puedo intentar ayudar en causas para que las situaciones injustas se difundan y sean conocidas por un mayor número de personas. En relación a los procesos migratorios he colaborado mucho y sigo colaborando con Open Arms y me parece que no somos conscientes, los que vivimos en el primer mundo, que existen personas que lo está pasando muy mal en sus países debido a los conflictos en los que se ven sumidos, y que, si deciden irse de su casa en busca de mejores expectativas de vida jugándose la vida en el intento, no lo hacen por capricho. A veces tenemos ese miedo de que vienen a quitarnos el espacio, el trabajo y no, vienen a intentar sobrevivir. Tenemos que ser más empáticos porque si estuviéramos en casa y nos violaran, torturaran o asesinaran... ¿Nos quedaríamos ahí o buscaríamos un mejor sitio para el futuro de nuestras familias?».

Sobre las nuevas formas de consumo del cine a través de las plataformas, la actriz catalana opina que, si bien se ha perdido con su implantación una parte de esa magia de entrar todos en comunión en una sala de cine y poder compartir personas que no nos conocemos de nada un mismo proyecto, reírse y llorar, lo que es cierto es que las plataformas lo que han propiciado es abrir el mercado de trabajo. «Ahora en España se están produciendo muchísimas series, muchísimas películas y todo es gracias a las plataformas. Estoy muy agradecida a las plataformas porque gracias a ellas volvió 'Vis a vis' y arriesgaron con 'Pieles', dos proyectos internacionales que me han dado mucho. Espero que las plataformas no signifiquen la muerte del cine», señala.

Temas

Gáldar