Encuentran tumbas medievales y restos de la muralla árabe de Guadalajara

El hallazgo se ha producido durante las obras de construcción del nuevo campus universitario

J.M.LACUNA Guadalajara

 

Las obras de construcción del nuevo Campus Universitario de Guadalajara, dependiente de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), han permitido descubrir más de 200 tumbas medievales de un antiguo cementerio así como restos de la antigua muralla andalusí de esta ciudad. En concreto, el cementerio tardomedieval se sitúa junto a la calle del Dos de Mayo y los restos de la muralla árabe en la calle de Madrid.

Los trabajos de excavación, dirigidos por los arqueólogos Ernesto Agustí, Carlos Caballero e Ildefonso Ramírez, han confirmado la existencia de esta necrópolis de los siglos XIV y XV en cuyas tumbas se han hallado ajuares muy escasos, lo que revelaría la pobreza de la mayoría de los allí enterrados.  Además, muchas tumbas aparecen cubiertas con bóvedas de ladrillo, enterramiento conocido como «lucillo» que era característico de aquel momento histórico.

Los restos recuperados se enviarán al Museo de Guadalajara y sobre los terrenos en los que se ubica el cementerio se construirá un edificio universitario dedicado a la investigación y un aparcamiento subterráneo.

En cuanto a la muralla andalusí, ha aparecido durante los trabajos de cimentación del vallado del campus y sus restos se conservarán para poder ser contemplados de tal forma que se modificará el diseño original del cerramiento del campus. La muralla está construida con mampostería de cal y canto mampuesto con tizones verticales de cerca de dos metros de anchura.

Hallazgos que aportan nuevos datos para estudiar la Guadalajara medieval, ciudad que debe su nombre a su pasado árabe –Guadalajara era como los árabes nombraban al río Henares- y que fue reconquistada en 1085.