María Dueñas en el Zoco Grande de Tánger, ante la entrada de la Medina. / Carlos Ruiz

El embrujo de Tánger seduce a María Dueñas

«La ciudad tiró de mí para volver a escribir sobre Sira Quiroga, no el personaje» reconoce la escritora, que retorna a la inspiradora urbe marroquí sin saber si continuará la serie

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Enviado especial a Tánger

Como el asesino vuelve al lugar del crimen, regresa a Tánger María Dueñas (Puertollano, 57 años). Vuelve a los escenarios de las dos novelas que la han convertido en la escritora más leída de la última década en España: 'El tiempo entre costuras' y 'Sira'. Las separan doce años y les une la cosmopolita cuidad marroquí que marca la vida de su protagonista, Sira Quiroga, modista primero y sofisticada espía, esposa y madre después, como Sira Bonnard. No sabe su creadora si habrá una tercera. «Me puedo despedir de Sira sin problemas; no pasa nada», dice risueña cruzando el dédalo de callejuelas de una Medina tangerina despoblada de turistas.

El muecín llama a la oración cuando Dueñas entra al Cementerio de los Ingleses, dónde le asaltó el impulso de escribir 'Sira' tras leer los obituarios de algunos británicos que reposan allí. «Quise recuperar Tánger», confiesa Dueñas, que ha vendido diez millones de copias su primera novela, traducida a 35 lenguas, la última el árabe. «Sentí aquí que podía regresar al mundo de Sira», dice en el recoleto camposanto en torno a una capilla anglicana, la única del mundo con el Padre Nuestro escrito en caracteres árabes. «Dejé abierto el final de 'Sira'. Veremos qué pasa. Tiene que apetecerme mucho seguir. No me forzaré», afirma.

Junto a sus editoras de Planeta y un grupo de periodistas, pasa la escritora ante el Hotel Cecil, el parque Brooks, La Parade, el palacio Sidi Hosni, el lgendario Hotel El Minzah, el Fahrar en Monte viejo, donde se hospedaron Paul y Jane Bowles. Atraviesa la Medina en medio de una sinfonía de olores que mezcla aromas de dátiles, especias y cuero con el acre olor de la gasolina de los ruidosos motocarros que han sustituido a los burros y el salino aroma del mar.

Un empinada cuesta conduce a la casba y el antiguo palacio de Bárbara Hutton, la excéntrica multimillonaria que ofrecía locas fiestas en el Tánger internacional. El Rolls Royce de Hutton no cabía por la puerta que daba acceso al milenario barrio antiguo y pidió que la agrandaran. «Se lo negaron, y Hutton logró algo insólito: que le fabricaran un Rolls más estrecho», cuenta Dueñas.

Glamur y churros

Frente al antiguo palacio de Hutton está el Baba Café, donde los Rolling Stones fumaron el hachís cuyo aroma dulzón y pegajoso delata hoy qué consumen hoy los parroquianos del cafetucho abierto en 1947. A sus puertas explica Dueñas que está escribiendo guiones para Univisión y Televisa, un proyecto «muy apetecible, actual, no histórico», y cómo la novela que abandonó para escribir 'Sira' dio lugar a 'Jodidísimas', audio-serie que se puede escuchar en Audible.

En el Palacio de Mulay Hafid, en un acto organizado por el Instituto Cervantes, explica la autora ante un centenar de sus entusiastas lectores cómo nacieron sus novelas oyendo hablar a su familia de Tetuán y Tánger «añorando un mundo que no conocí». Cómo en el mundo que narra conviven «el glamour y los churros», lo más sofisticado y lo más popular. «Me interesa la historia pequeña, escrita en minúsculas, pero que se cuela en la Historia que se escribe en mayúsculas», dice. «La culpa de que escribiera 'Sira' la tiene Tánger. Volvía y sentía que me dejaba mil historias sin escribir. Yo misma me puse un veto tras publicar 'El tiempo entre costuras'. Me decía que la historia de Sira ya estaba contada y ella no llamó de nuevo a mi puerta. Fue Tánger» concluye Dueñas, embrujada aún por la ciudad «donde la vida ha fluido siempre».

'Sira', que vio la luz hace seis meses, ya lleva once ediciones -con una primera tirada en español de 500.000 ejemplares-. Su autora ha desvelado que se trabaja ya en el desarrollo de guion para 'Las hijas del capitán', su cuarta novela, y que «hay interés» para que 'Sira' se lleve a la pantalla, como ocurrió con la exitosa 'El tiempo entre costuras'.

Temas

libro