Oblituario

El viajero eterno que defendía la naturaleza y la creación cultural

28/01/2020

José Luis González Ruano emprendió este lunes, a los 62 años, su último viaje. Porque este apasionado de la defensa de la naturaleza, la cultura y la lectura era, entre otras muchas cosas, un gran viajero. Siempre que podía lo hacía de forma física y, cuando no, a través de sus constantes y múltiples lecturas.

Resulta complicado definir a José Luis González Ruano. Las etiquetas, en estos tiempos donde todo se etiqueta, se quedan cortas ante una figura como la suya, tan poliédrica, activa. Quizás, siendo reduccionista, podríamos decir que estábamos ante un activista medioambiental y cultural.

Se hizo camino primero en la defensa de la naturaleza, la isleña y la de esos múltiples enclaves nacionales e internacionales que visitaba siempre que podía, cargado de curiosidad y armado con un block de notas y una cámara fotográfica.

Álvaro Monzón recordaba ayer en su blog, en la página web de CANARIAS7, que «fue un referente en el mundo medioambiental». «Su trabajo, la dedicación, sus publicaciones, proyectos ambientales, los artículos de opinión; con todo eso, nos demuestra que estamos ante una persona muy polifacética. Ha dedicado muchas horas, años, tiempo a la divulgación y conservación del medio ambiente», apuntaba sobre el autor del libro Ulises y la Garita Azul (1988) y el fundador del «movimiento ecologista en La Garita, con MEGA».

La cultura siempre la transitó, pero consolidó su presencia en este terreno con la apertura de Azulia, en 2013. Bajo este nombre abre la librería ubicada en la calle Venegas de la capital grancanaria, con un importante apartado dedicado, cómo no, a los viajes. Y con el mismo nombre, a la vez, pone en marcha un sello editorial, con el que publicó sus libros Donde anidan los alba, El archipiélago nómada y La casa de Shakespeare, en los que plasmó la pasión también viajera de Benito Pérez Galdós.

El último libro publicado por Azulia vio la luz el pasado año, El río que desafía al desierto y otras crónicas africanas, del periodista grancanario José Naranjo.

Pasar por esta librería es una aventura. Primero porque si el visitante conectaba con José Luis García Ruano abría la puerta para pasar un rato largo junto a un gran conversador. Segundo, porque el catálogo que tiene a la venta se salía de lo habitual. Azulia cuenta con un gusto refinado, apuesta por volúmenes que, en la muchos casos, estan fuera de las listas de los más vendidos. A cambio, el lector tiene la oportunidad de llevarse a casa una selección de esos libros que dejan huella y que tardan en pasar al olvido cuando se cierran.

En ese olvido tampoco caerá González Ruano. Bien que lo saben quienes lo conocieron personalmente y todos aquellos en los que influyó su apasionada lucha ecologista y cultural.

Desde este periódico transmitimos nuestras condolencias a su esposa, María del Carmen Vargas, y a sus hijos, Saulo y Ulises. Descanse en paz.