Mujeres ataviadas a la moda de 1922.

Dublín amplifica el efecto 'Ulises' en su centenario

Un siglo después de que Joyce dinamitara con él la novela, la capital irlandesa celebra al autor del libro más influyente de la literatura occidental

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Dublín

«He escrito esta obra para mantener ocupados a los críticos literarios durante los próximos trescientos años». James Joyce (Dublín,1882- Zúrich,1941) tenía claro qué suponía su 'Ulises'. Su moderna odisea urbana, que este miércoles cumple cien años, es para muchos la novela más influyente en la historia Para otros es ilegible. Con su monólogo interior y su osadía escatológica, 'Ulises' cambió el curso de la literatura. Joyce tiene aún por delante dos siglos para carcajearse desde el más allá con el 'efecto Ulises' que su hoy lluviosa, fría y digitalizada ciudad natal amplifica con una cascada de actos.

'Ulises' se publicó como una novela completa el 2 de febrero de 1922 en París, el día que Joyce cumplía 40 años. Fue gracias al empeño de la osada mecenas estadounidense Sylvia Beach, dueña de la librería 'Shakespeare and Company'. Publicó mil ejemplares sufragados por suscripción con el azul homérico de la bandera griega en la portada. Pesaba kilo y medio y en sus 732 páginas contenía 300.000 palabras y miles de erratas. El tipógrafo que lo compuso e imprimió en Dijon no sabía inglés. Por uno de los cien ejemplares firmados por Joyce se pagan más de 200.000 euros. La primera edición irlandesa es de 1997 –aunque llegaban las británica y americanas– y el 'Ulises' no es lectura obligada en el bachillerato.

El escándalo precedió al 'Ulises', la segunda novela de Joyce, que había sido anticipada por entregas en la estadounidense 'The Little Review'. Condenada por obscenidad, algunos números fueron secuestrados y quemados. El escándalo acompañó desde entonces a la obra y a su autor, que huyó sin mirar atrás del Dublín al que amaba tanto como odiaba, para malvivir dando clases de inglés en París, Pula, Venecia, Roma, Trieste y Zúrich. Nunca retornaría a su Irlanda natal, de la que es hoy un icono, ni a su capital, hoy un pujante hervidero tecnológico de Google y Facebook. Jamás tuvo Joyce la nacionalidad irandensa, ya que abandonó el país antes de la independencia y no la reclamó nunca.

Explosión

Un siglo después Dublín conmemora por todo lo alto el centenario de aquel 'big bang' literario, con actos y exposiciones. Celebran el poderoso influjo de la revolucionaria obra que narra una sola jornada en las vidas de Stephen Dedalus, Leopold Bloom y su esposa Molly, durante el jueves 16 de junio de 1904, jornada que se conoce como el 'Bloomsday', nombre que juega con el término 'Doomsday' (día del Juicio Final) y el apellido Bloom.

Miles de 'bloomers' disfrutarán desde hoy y hasta junio de lecturas, conciertos y recorridos. Ataviados con indumentaria eduardiana, darán vida a los protagonistas de la novela en un Dublín que ha mudado de piel. Desayunarán riñones de cerdo fritos, como Bloom. Iniciarán su paseo en La Torre de Martello, hoy Torre James Joyce, donde a las 8 de la mañana comienza la odisea de Dedalus y Bloom, que dura 18 horas. En la farmacia Sweny's adquirirán la pastilla de jabón de limón Molly, (entonces 4 peniques, hoy 6 euros). En el pub Davy Byrnes tomarán un tentempié con un sándwich de Gorgonzola y un vino de borgoña (hoy 21 euros). No podrán recalar en el desaparecido burdel de Bella Cohen, en El Monto, el barrio rojo más pecaminoso de Europa, donde llegaron a trabajar 1.600 prostitutas.

El Museo de la Literatura de Irlanda –MoLI, en homenaje a Molly Bloom, la heroína del 'Ulises'–, inaugura hoy la muestra 'Love, says Bloom', una exploración multimedia de la vida familiar del escritor. En especial de su relación con Nora Barnacle, la rumbosa y ruda camarera de hotel, esposa, musa y modelo de Joyce para el personaje de Molly, y a quien poco importaba el talento de Joyce. Nora confesó haber leído «solo 7 páginas incluyendo la portada» de la epopeya de su marido. Vendió, además, su ejemplar nada más recibirlo. Hoy una librería de raros del centro de Dublín ofrece una copia no firmada por 24.000 euros La copia número uno del 'Ulises' firmada por Joyce es la joya del MoLI. «Es impagable, el artefacto literario más valioso y nunca saldrá de Irlanda», dice su director Simon O'Connor. Abierto en 2019, el MoLI, está en la histórica sede de la Universidad Católica de Irlanda, precursora del University College Dublín donde Joyce estudió.

El Centro James Joyce, inaugurado en 1996, inicia también este miércoles su celebración del centenario. Esta casa georgiana expone la puerta original del número 7 de Eccles Street, el domicilio de Leopold Bloom, demolido en 1967. «Irlanda ha cambiado mucho en un siglo pero Joyce sería hoy igual de crítico con todo, el mismo tocapelotas», dice risueña su directora Darina Galagher. Ofrece una exposición que recorre los 18 episodios de 'Ulises', y una muestra de material inédito que perteneció al pintor inglés Frank Budgen, buen amigo de Joyce.

Cinco enclaves de la Ruta del 'Ulises'

  • James Joyce Cultural Centre de Dublín Promociona la vida y la obra de James Joyce. Expone la puerta del número 7 de la calle Eccles. Ofrece exposicione, rutas guiadas, talleres y lecturas para expertos en Joyce.

  • Pub David Byrnes Bloom pidió un sándwich de queso gorgonzola y un vaso de vino de Borgoña.

  • Farmacia Sweny De visita obligada, Bloom compra un jabón de limón para su esposa. Permanece tal y como Joyce la conoció gracias a los voluntarios.

  • Night Town Actual James Joyce Street, fue Mabbot Street, la entrada al barrio rojo dublinés y escenario del capítulo Circe en 'Ulises'

  • Torre de Sandycove Todo comienza en la torre de Martello cuando Buck Mullingan llama a su amigo Stephen Dedalus para dar un paseo.

Reediciones al calor del centenario

La liberación de derechos y el paso al dominio público de la obra de Joyce ha disparado sus ediciones en español. Pero, entre todas, hay tres del 'Ulises' que son de referencia y vuelven al mercado enriquecidas al calor del centenario.

Canónica es la traducción del catedrático José María Valverde, la primera aparecida en España, publicada en 1976 y galardonada con el Premio Nacional de Traducción. El sello Lumen la recupera con una nueva edición y prólogo de Andreu Jaume, que revisa el trabajo de Valverde. Incluye el mapa ilustrado de Dublín realizado por Camille Vannier.

Cátedra también rescata la más reciente versión en castellano del 'Ulises', de María Luisa Venegas Lagüéns y Francisco García Tortosa, que ha conocido 12 ediciones entre 1999 y 2022.

La pionera es la edición de José Salas Subirat, publicada en Argentina en 1945. Es la que Galaxia Gutenberg ha recuperado con ilustraciones del fallecido Eduardo Arroyo, quien se tomó esta labor como uno de los grandes desafíos de su vida y creó 134 estampas en color y casi 200 en blanco y negro.

Quienes busquen una aproximación más 'ligera' a este libro difícil, complejo y exigente, quizá abran camino con 'Joyce' novela gráfica de Alfonso Zapico que edita Astiberri, sello en el que este mismo autor ha publicado el álbum 'Dublinés'.