Ministerio de Cultura

Descubren tres torreones árabes en la muralla de Toledo

Se suman al reciente hallazgo de un tramo de muralla de la misma época omeya

J.M.LACUNA TOLEDO

Las obras de restauración de la muralla medieval de Toledo dejaron al descubierto hace días una base de muralla de origen andalusí de unos 30 metros que estaba oculta. Ahora esos mismos trabajos han permitido el hallazgo de los restos de tres torreones de planta rectangular que pertenecían a la misma muralla omeya, del siglo X.

Las tareas de restauración y limpieza de la muralla las está acometiendo el Ministerio de Cultura como obras de emergencia para la consolidación del tramo de la muralla situada sobre el paseo de Cabestreros, una zona en la que se produjeron peligrosos desprendimientos el pasado año. Según los arqueólogos de este proyecto, la muralla y los torreones descubiertos fueron construidos en el primer tercio del siglo X por orden de Abderramán III, primer califa omeya de Córdoba bajo cuyo mandato sólo el reino de Asturias y León y parte de Cataluña quedaron libres de su obediencia. Abderramán III también pasó a la historia por haber fundado la ciudad palatina de Medina Azahara, a ocho kilómetros de la actual Córdoba.

El aparejo de esta obra, realizado mediante una técnica de sillares a soga y tizón, pertenece a la denominada «arquitectura oficialista del Califato Omeya» donde se muestra el poder a través de las formas de edificación en sillería y modulación de las piezas en su colocación. En este sentido, los arqueólogos consideran que el hallazgo es de gran importancia ya que, por primera vez se ha podido documentar arqueológicamente el cierre suroriental de esta área palatina de los Omeyas en la ciudad de Toledo. Por otro lado, se podrá comprender mejor el resto de los tramos de muralla de este costado de la ciudad de Toledo donde podrían existir más tramos de este recinto que, hasta la fecha, no han podido ser encuadrados cronológicamente.

Sigue la restauración 

Todo ello se irá descubriendo a medida que continúen los trabajos de consolidación de la muralla que se iniciaron después de que los bomberos detectaran partes en situación de extrema precariedad con riesgo de desplome hacia la vía de circunvalación del recinto amurallado. Hasta la fecha, se han consolidado los lienzos accesibles y se ha completado la zona de coronación en la que se había producido caída de material con hormigones de cal compatibles con los materiales originales. También se han estabilizado los taludes situados sobre la muralla, dándoles acceso para facilitar su mantenimiento y colocando drenajes para evitar nuevos derrumbes.