David Cronenberg, junto a Viggo Mortensen. / Afp

Cronenberg: «EE UU se ha vuelto completamente loco»

Acaba de presentar en Cannes su nueva película, 'Crímenes del futuro', en la que regresa a la nueva carne de títulos como 'Videodrome' o 'eXistenZ' | «Soy su esclavo voluntario», dice Viggo Mortensen sobre el cineasta tras la que ya es su cuarta colaboración

MARÍA ESTÉVEZ Enviada especial a Cannes

«Viggo es mi tipo de actor», ha dicho tajante David Cronenberg en la rueda de prensa en la que ha presentado su última y esperada película, 'Crímenes del futuro', dentro de la sección oficial del Festival de Cannes. Con la cinta, el autor vuelve a la nueva carne, término que acuñó en 'Videodrome' (1983) y que recogía una de las obsesiones del futurista realizador: la que entendía que los cuerpos humanos tienen fecha de caducidad y que deben fusionarse con la tecnología o las máquinas para alumbrar un nuevo tipo de ser vivo adaptado a los tiempos modernos. Por su parte, Mortensen, cuyo papel protagonista marca su cuarta colaboración con el cineasta canadiense, se limitaba a decir que es «un esclavo voluntario» del realizador, apostillando entre risas que fue «golpeado hasta la sumisión hace mucho tiempo».

El director de 79 años se ha irritado cuando el moderador ha sugerido que la violencia de su nuevo filme era «poética». «No quería que fuera poética. Es bastante brutal, las consecuencias son bastante brutales y, debo decir, que al final es algo subjetivo», ha objetado. Inspirado durante la pandemia mundial, el padrino del horror carnal se apresuró a dar su propia respuesta. «Todo el asunto del cuerpo es muy real para mí. Las cosas que afectan al cuerpo humano son muy básicas, primitivas y esenciales», ha afirmado. El cuerpo como una realidad sin dolor es la fantasía que el cineasta canadiense propone y pone en escena. Cronenberg se llena de Cronenberg en 'Crímenes del futuro', volviendo al terror, al mal rollo y la ciencia ficción de películas como 'La mosca' (1986), 'Inseparables' (1988) o 'eXistenZ' (1999).

En el mundo distópico de la película, el cineasta imagina un futuro en el que la cirugía se ha convertido en el nuevo sexo. Viggo Mortensen y Léa Seydoux dan vida a dos artistas de performances cuyo arte consiste en manipular y mutar sus órganos internos. Utilizando un guión que escribió hace dos décadas, la cinta muestra una vez más a un director inmerso en conceptos como el sexo, la meditación, lo visceral, la inteligencia y el rumbo de los humanos sobre el planeta. «Espero cometer algunos crímenes cinematográficos antes de acabar mi carrera», ha apuntado Cronenberg mientras se reía de, según sus palabras, «ser más viejo que el festival de Cannes».

Completan el reparto Kristen Stewart y Scott Speedman. Stewart interpreta a una investigadora del Registro Nacional de Órganos, que sigue obsesivamente los movimientos del personaje de Mortensen. La actriz ha desestimado las críticas al director que dicen que sus películas suelen ser difíciles de ver. «Cada moratón en sus películas me sorprende. Su trabajo nunca me da repulsión», ha dicho la protagonista de 'Crepúsculo', señalando que para ella, las películas de Cronenberg expresan «un deseo realmente visceral de seguir con vida». Stewart ha añadido que cuando finalmente fue elegida para la película, se sintió muy confundida. «Nosotros, los actores, pasamos muchos tiempo cuestionándonos lo que hacemos y preguntándonos qué diablos estamos haciendo. Pero anoche vi la película y me quedó claro: quiero estar en manos de artistas que cuentan buenas historias».

Aunque Cronenberg ha dicho que la película no era abiertamente política, ha admitido que resonaba con los tiempos actuales, dado el debate sobre el posible retroceso del derecho al aborto en Estados Unidos. «De una manera no obvia trata sobre quién posee el cuerpo de quién. Creemos que todos en los Estados Unidos están completamente locos y no podemos creer los funcionarios electos estén diciendo las cosas que están diciendo», ha lamentado el autor. «Esta es una película donde la humanidad está aprendiendo a adaptarse a su entorno sintético. La evolución lleva a los humanos hacia una metamorfosis, que altera su estructura biológica», ha concluido.

Los Dardenne se superan con 'Tori and Lokita'

Los hermanos belgas Jean-Pierre Dardenne y Luc han estrenado en la sección oficial del certamen francés la cinta 'Tori and Lokita', que es una declaración de intenciones contra el capitalismo tan espectacular como el 'Triángulo de la tristeza' que firmara en esta misma sección el director nordico Ruben Östlund. Los Dardenne nos trasladan a la pobreza, a un lugar donde viven solos dos niños inmigrantes; Tori (Pablo Schils) y Lokita (Joely Mbundu). Bélgica, país del primer mundo, se vuelve tercer mundial para estos chicos de Camerún que se hacen pasar por hermanos. Su lucha por sobrevivir surge de su personalidad: Tori tiene 11 años, es duro e ingenioso mientras que Lokita, de 16 años, es una joven que ha vivido más de lo que hubiera deseado. Un drama espectacular al más puro estilo Dardenne que da una estocada a las películas presentadas durante la primera parte del festival. La desesperada lucha por el dinero se ha vuelto el tema latente de gran parte de las cintas presentadas en esta 75 edición, aunque todos seguimos saboreando el intenso filme del genio Park Chan-Wook y su 'Decision to Leave', un nuevo clásico del cine.