Vértigo rompe con el festival de cine por un impago de 2017

La paciencia tiene un límite y la de los integrantes de la Asociación de Cine Vértigo con el Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria se ha esfumado, fruto de los incumplimientos con los pagos de la Sociedad de Promoción del Ayuntamiento, bajo cuyo control está este certamen.

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO

En su última asamblea, los integrantes de Vértigo, pieza clave en la vida cultural de la isla desde su puesta en marcha en 1998, decidieron no volver a colaborar en un futuro con este festival, aunque se solvente la deuda que el Ayuntamiento arrastra con esta asociación de cine desde la 17ª edición del festival, celebrada entre el 31 de marzo y el 9 de abril de 2017.

Lo más llamativo de esta situación es que la deuda asciende a 2.000 euros –no es una errata–, un montante irrisorio para una Sociedad de Promoción que, sin ir más lejos, vio como el 17 de octubre pasado el Ayuntamiento aprobó una modificación de crédito de 2,78 millones de euros para que hiciera frente a gastos culturales como el Womex y carnavaleros no previstos.

Los integrantes de Vértigo se encargaron en el festival de cine de 2017 de supervisar el buen funcionamiento de las proyecciones en las distintas salas de los Multicines Monopol, tal y como llevaron a cabo en las ediciones anteriores.

En la entrega de este año, la 18ª, celebrada entre el 6 y el 15 de abril, ya no llevaron a cabo esta labor como protesta por esta deuda económica.

La labor ejercida en el Festival y la consiguiente prestación económica era destinada por Vértigo, cuyos directivos no cobran salario, para distintos gastos de sus ciclos en el Cicca, de la Muestra Ibértigo y para el concurso de cortometrajes Visionaria.

Los integrantes de Vértigo, reconocen, adelantaron de sus bolsillos el dinero que reclaman desde hace más de un año.

Tras reunirse con la concejala de Cultura, Encarna Galván, con la que firmaron el acuerdo de colaboración para 2017, el pasado 3 de noviembre los integrantes de Vértigo recibieron una llamada del gerente de la Sociedad de Promoción, Agustín Díaz. Éste les comunicó que se liberaría dinero para «pagar facturas atrasadas» durante ese mes, incluida la suya.

Llegó diciembre y los 2.000 euros no se pagaron. El pasado miércoles, según informan desde Vértigo, contactaron de nuevo con la Sociedad de Promoción por este motivo y la respuesta fue que se les pagará este mes.

En el seno de la Sociedad de Promoción es un secreto a voces que el Festival de Cine está siempre a la cola en las órdenes de pago. Sin ir más lejos, los premios se abonan cuando empieza la siguiente edición y a día de hoy se arrastran más deudas de ediciones anteriores, no solo la de Vértigo.

Los retrasos en los pagos por parte de la Sociedad de Promoción municipal tienen en pie de guerra a buena parte de los promotores y artistas musicales que han sido contratados para distintas iniciativas y que, según las fuentes consultadas, llevan en algunos casos esperando desde antes del verano para cobrar.

«Algunos músicos con los que hemos contactado nos dicen que si no se les paga con anterioridad, se niegan a tocar en nada que dependa del Ayuntamiento, porque saben que la espera para cobrar será eterna», apunta un veterano del gremio que, como todos los consultados por este periódico, prefiere estar en el anonimato.

«Los músicos viven al día, aunque parezca lo contrario. Las productoras les suelen adelantar el dinero de la actuación a la espera de que después la Sociedad de Promoción pague. Pero no todas pueden hacerlo y algunas de las que lo han hecho están con el agua al cuello y a punto de levantarse porque no pueden más», asegura otro de los profesionales.