«Reivindico el valor de las pequeñas cosas»

09/11/2019

La cantante asturiana Lorena Álvarez (San Antolín de Ibias, 1983) se estrena esta noche en el archipiélago canario, a partir de las 21.00 horas, en el escenario Boulevard del Womad de la capital grancanaria, con un concierto en el que repasará los temas más significativos de su carrera y los que componen su último álbum, Colección de canciones sencillas. Un título que supone una declaración de intenciones que nace del propio proceso compositivo.

ETIQUETAS:

«No surgió desde el principio. Iba componiendo canciones y no sabía si sería al final un disco o no. Compongo durante mucho tiempo y después veo hacia qué sitio me lleva. Hago mucho caso a mi intuición y al final tuve claro que tenía una colección de canciones sencillas. No sabía muy bien hacia dónde iban... pero sí que son sencillas», explica por teléfono desde Granada, donde reside.

Apunta que el tema La nube es el que da sentido a todo el conjunto. «Explica una historia, a raíz de la que grabé todo el disco. El punto de partida es un dibujo que mi abuela me regaló antes de morir. No tenía claro cómo enfrentarme a las canciones que ya tenía ni cómo grabarlas. Un día, viendo el dibujo, donde salgo yo tocando la guitarra, tuve claro que no necesitaba más que mi voz y mi guitarra», confiesa.

Así, se decantó por «darle un lugar de honor, una reivindicación a las cosas pequeñas» que le rodeaban. «Se trata de cosas pequeñas que me pasan y elijo las que también le suceden a otras personas. Es como un diario o una serie de apuntes, donde señalo lo que me llama la atención para compartirlo con los demás», subraya.

Lorena Álvarez se decanta sobre el escenario por «encontrar un momento y un lugar para compartir». «Busco que el público pueda emocionarse. Por eso hablo con la gente, intento que participe en el show. En esta ocasión, son canciones más íntimas, porque Colección de canciones sencillas es un disco algo más tranquilo que los anteriores», puntualiza.

Esta cantante y compositora tiene claro que el ritmo que ha impuesto a su trayectoria musical va a una velocidad muy distinta de la que marca el mercado. Su EP Dinamita data de 2014 y el álbum Anónimo es de 2012. «Soy de la idea de que para contar algo, primero tienes que vivirlo y después se necesita que pase un tiempo para crecer y ver si merece la pena contarlo. Busco extraer un aprendizaje de las cosas que me pasan y esa realidad es la que intento plasmar con mis canciones. Las enseñanzas que nos da la vida no son rápidas. En la vida no se puede tomar atajos. Creo que le he dado a las canciones el tiempo que se merecían, para así poder mostrar una evolución», dice.

A pesar de la larga espera, reconoce tener «mucha suerte», porque el público no se ha olvidado de ella. «No tengo muchísimo público, pero sí que es muy fiel. Durante estos años, mucha gente me ha escrito para decirme que me estaba esperando», comenta esta artista que dice «sobrevivir con lo justo» gracias a la música.

Ese universo musical tan personal cobra esta noche vida junto a tres músicos, con los que en ocasiones cantará «a cuatro voces», mientras suenan un teclado, percusión, bajo, laúd, autoarpa, guitarra eléctrica y española y un bombo.