Penélope Cruz recibe el César de Honor

02/03/2018

La actriz española Penélope Cruz (Madrid, 1974) confesó que no se «esperaba para nada» el César de Honor a la carrera que le otorga esta noche la Academia del cine francesa y pidió extender la lucha contra el acoso a las mujeres a todos los sectores, no solo al del cine.

«No me lo esperaba pada nada. Me sorprendió muchísimo que me lo quisieran dar. En estos momentos tan especiales me viene a la cabeza las personas que han estado conmigo desde el principio, que me han apoyado», dijo a los periodistas la intérprete desde la alfombra roja que da acceso a la gala de los premios del cine francés.

La actriz, que desafió el frío y la humedad parisina con un largo vestido morado que le dejó al descubierto los hombros, se acordó de sus padres.

«No se rieron de mí cuando una mocosa de 12 años les dijo que quería dedicarse a la interpretación y no teníamos a nadie cercano al arte», rememoró la actriz, una de las últimas en entrar a auditorio Pleyel de París, a poca distancia del Arco del Triunfo.

Cruz asumió que le sorprendió recibir un premio a su carrera con solo 43 años: «No lo entiendo del todo, me sorprende que me hayan elegido. Se trata de disfrutar y agradecer».

Penélope Cruz recibe el César de Honor

La actriz de cintas como «Volver» (2006) contó que le venían a la cabeza «muchas cosas de sus inicios» (a primeros de los noventa), sobre todo caras y nombres.

La organización de los premios César del cine francés pidió a los participantes que llevaran un lazo blanco para sumarse a la corriente de protesta contra el acoso sexual en la industria del espectáculo y la intérprete española no fue una excepción.

«En los Globos de Oro se hizo, en los Goya, seguramente se haga el domingo en los Óscar. Hay que recordar todo lo que está pasando y lo está saliendo a la luz, que sirva para dar un foco de luz a mujeres de otras profesiones que no tienen un micro tan cerca de ellas como nosotros. Esto no ocurre solo en nuestra industria», finalizó.

Penélope estuvo acompañada de su marido Javier Barden y de Pedro Almodóvar y su hermano Agustín, que asistieron a la gala que comenzó con un homenaje a Jeanne Moreau, fallecida el año pasado a los 89 años.