El 20º festival de cine grancanario, entre el 17 y el 26 de abril

16/06/2019

El Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria celebrará sus primeros veinte años con una edición que se desarrollará entre el 17 y el 26 de abril de 2020.

Luis Miranda, director del festival, asegura que «aún es muy pronto» para adelantar algunos de los contenidos de la próxima edición, aunque la intención de la organización es mantener las secciones habituales, incluida la presencia del Monopol Music Festival.

Durante la 10ª edición, se entregó un premio honorífico al cineasta chino Jia Zhangke, ya que los responsables de esta cita cinematográfica consideraron que su filmografía reflejaba el ideario narrativo y estético de los diez primeros años de andadura de este evento.

Miranda ve «posible» que para este 20º Aniversario se repita la fórmula con otro realizador, aunque aún no hay un elegido.

«Lo que tenemos claro es que queremos contar con la presencia de cineastas que reflejen los 20 años de andadura de este festival. Apostamos por realizar un repaso útil, no auto-celebrativo. Intentaremos subrayar a aquellos autores que consideramos relevantes. Tengo que decir que esta última década no es tan relevante como la primera del festival. Arrancamos durante una pequeña edad de oro. Ahora se padece el lastre de la repetición de las mismas fórmulas, que nosotros intentamos esquivar con nuestra selección de títulos», subraya.

Añade que se reforzará la apuesta por dar a conocer un cine «que se aleja de la repetición de fórmulas epigonales», mediante unas propuestas audiovisuales «honestas, poderosas y que dejan huella».

Durante la 19ª edición, que se desarrolló los pasados días 22 y 31 de marzo de 2019, durante el primer fin de semana no se proyectaron títulos de la Sección Oficial a concurso.

«Queremos repetir esa fórmula, para dar mayor visibilidad a Canarias Cinema y a títulos muy potentes de secciones como Panorama. Lo que haremos es no volver a sobrecargarlo con tantas proyecciones como en la pasada edición», explica Miranda.

Desde un punto de vista presupuestario, confía en contar con una partida similar para el próximo año –cuenta con una partida municipal de 425.000 euros y 100.000 del Ministerio de Cultura, entre otros apoyos–. «Tenemos un nivel presupuestario decente, que no abundante, porque seguimos por debajo de lo que tienen otros festivales de nuestro mismo nivel», dice.

Con respecto a la última edición, asegura que la «asistencia contabilizada ascendió a 12.725 personas», frente a los 15.357 del pasado año, lo que supone una caída de 2.632. «Hemos pasado de una media de 98 personas a 90 por película, mientras que se aumentó en las actividades y en los pases matinales en el teatro Pérez Galdós», apunta.

La organización tiene claro que las sesiones de las 19.00 horas «concentran a la mayor parte del público». «Los pases nocturnos no funcionan entre el público como antaño, pero no es una cuestión de cancelar pases, porque siempre hay público en todos. No hemos tenido proyecciones sin espectadores, a pesar de que en algunos horarios hubo siete a la misma hora», argumenta.

Crecer y hasta mantener las cifras de asistencia es un reto, reconoce, porque los festivales y el cine han perdido peso entre los hábitos de consumo. «Se tiene más acceso a títulos, pero el monopolismo de las plataformas y las series es casi absoluto. Nosotros apostamos por la experiencia comunitaria, aunque somos conscientes de que la cinefilia es una cosa del siglo XX. El público menor de 25 años no llega a un 10%», señala con pesar.