Cuando los fans cambian el cine

01/06/2020

Warner anuncia para 2021 una nueva versión de ‘Liga de la Justicia’, la cinta que Zack Snyder no pudo acabar en 2017

ETIQUETAS:
- cine

Después de debutar con la asombrosa ‘Amanecer de los muertos’ (2004), Zack Snyder se entregó en cuerpo y alma a las adaptaciones de cómic al séptimo arte, con mayor o menor tino. Suyas son ‘300’ (2006), ‘Watchmen’ (2009), ‘El hombre de acero’ (2013) y ‘Batman v Superman: El amanecer de la justicia’ (2016), además de participar como productor en títulos como ‘Escuadrón suicida’, ‘Wonder Woman’ y ‘Aquaman’ y de configurar el universo en el que se enmarcan las aventuras de los personajes de DC.

Pero cuando rodaba ‘Liga de la justicia’ (2017), la cinta con la que Warner y DC trataban de plantar cara a ‘Los vengadores’ de la todopoderosa Marvel, sobrevino la fatalidad. Una de las hijas del cineasta, Autumn, de veinte años, se suicidaba en marzo. Inicialmente el realizador continuó trabajando en la película, pero dos meses más tarde daba un paso atrás y la producción quedaba en manos de Joss Whedon, artífice de las dos primeras entregas de ‘Los vengadores’, que decidía rodar nuevas escenas para completar la película. La decisión daba lugar a aberrantes situaciones como el hecho de que la cara de Henry Cavill, el hombre de acero, tuviera que ser retocada digitalmente a fin de borrarle el bigote que lucía por contrato -rodaba en esos momentos ‘Misión imposible: Fallout’-. Finalmente, la cinta se estrenó en noviembre de ese mismo año. La solemnidad que envuelve las producciones de Snyder, a veces hasta caer en el bochorno, se vio salpicada por el humor que a menudo imprime Whedon. Aquello no sentó bien a los fans del cineasta.

Desde entonces son muchos los seguidores de la franquicia que han pedido un corte del director, una nueva copia de la película que presente la visión que Snyder tenía originalmente. Ha sido un año y medio de tuits reclamando ese ‘Snyder’s Cut’. Que algunos de ellos fueran escritos por las estrellas de la franquicia hace sospechar que todo podría ser una gran maniobra de marketing. Pero el caso es que ese corte del cineasta ya ha sido anunciado: llegará en 2021 a HBO Max, la plataforma que acaba de echar a andar en EE UU y que poco a poco irá desplegándose en el resto del mundo. Lo hará bajo el nombre de ‘Zack Snyder’s Justice League’ -curiosamente, en el poster que Warner ha lanzado las letras del realizador están a un tamaño muy superior al del título de la película- y para regocijo de unos fans que han acabado consiguiendo lo que querían.

El anuncio ha revolucionado las redes. Tanto es así que David, director de ‘Escuadrón suicida’, dejaba caer que estaría encantado de estrenar su propio montaje de la película. El realizador ha comentado en varias ocasiones que la cinta que llegó a los cines no era la suya. «Sería increíblemente catártico para mí. Es agotador que te pateen el culo por una película que recibió el tratamiento de ‘Eduardo manostijeras’. La película que hice nunca se ha visto», ha explicado quien asegura que ya tiene el montaje casi listo.

No es la primera vez que la tozudez de unos fans entregados consiguen cambiar aspectos de un largometraje. Cuando ‘Sonic, la película’ se presentó en sociedad, en abril de 2019, los seguidores del erizo azul pusieron el grito en el cielo. Aquel primer tráiler mostraba un diseño del personaje sencillamente espeluznante, que apostaba por un aspecto más realista y antropomórfico -los dientes y el pelo daban una grima importante-. Tal fue el volumen de las quejas, que unos días más tarde Paramount y Sega anunciaron que modificarían su aspecto. Fue una ardua tarea, que obligó a retrasar el lanzamiento de la película tres meses y medio, pero mereció la pena.

Cuando los fans cambian el cine

Otro ejemplo de la inusitada fuerza que tienen los fans está en ‘Star Wars’. A los seguidores más recalcitrantres de la saga, se les atravesó el episodio VIII, ‘Los últimos Jedi’ (Rian Johnson, 2017), el único que trataba de explorar otros caminos para la franquicia. Si con el séptimo episodio J. J. Abrams había replicado la estructura del primer capítulo de la trilogía original, en ‘El ascenso de Skywalker’ decidió que regresaría uno de los villanos favoritos de la saga, el emperador Palpatine, y se cargaría de un plumazo las aportaciones de Johnson, al que aún hoy atosigan internet.