Efeméride

Celebración con honores por los 30 años

05/12/2019

«Yo me eché a caminar por un camino/ Que llevaba a la fábrica de luz», con estos versos de Manolo Padorno, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, sintetizó anoche la energía y las intenciones que cristalizaron el 4 de diciembre de 1989 cuando el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM) abrió sus puertas con la intención de convertirse en un referente cultural de Canarias que tendiera puentes hacia América, Europa y África.

El museo de Vegueta festejó ayer esta efeméride con un homenaje a su director fundador, el escultor Martín Chirino (Gran Canaria, 1925 - Madrid, 2019) con una exposición de una selección de los trabajos del artista incluidos en la colección del centro de arte y que se exhibirá hasta el 19 de enero en Balcones 9.

En el acto institucional participaron el actual director del museo, Orlando Britto Jinorio, y la consejera de Cultura del Cabildo insular, Guacimara Medina, además de Antonio Morales. Este último, recordó que el nacimiento del museo fue «uno de los frutos más queridos del cambio democrático en el campo cultural» y recogió «la movilización que habían protagonizado durante la dictadura los artistas plásticos canarios de vanguardia; desde Manolo Millares hasta Tony Gallardo, desde Chirino a Lola Massieu».

El proyecto, según Morales, alcanza ahora su madurez tras más de cien exposiciones con las que ha logrado vencer la rutina y el conformismo para seguir desempeñando su «función dinamizadora de lo social, artístico y cultural».

Su objetivo de conectar las manifestaciones artísticas de tres continentes «supone una inspiración para los que reivindicamos nuestras raíces como principal elemento de construcción de futuro y para convertir Canarias y Gran Canaria en referencia de apertura, tolerancia, integración, multiculturalidad y respeto, en un tiempo en el que es más necesario que nunca reivindicar estos conceptos», resaltó Morales.

Por su parte, Guacimara Medina subrayó que «el CAAM es un espacio de pensamiento crítico y de cultura visual, que ha sido y es fundamental en la estructuración del conocimiento que hemos adquirido y metabolizado en nuestro crecimiento como sociedad civil, sensible a su trayectoria y a sus propuestas artísticas y culturales».

La consejera celebró que en los últimos años este centro artístico se ha orientado en abarcar «proyectos que desbordan el ámbito meramente artístico: la dimensión intercultural e intermedia del arte contemporáneo, las coordenadas de género, las relaciones entre territorio, diseño, arquitectura, sostenibilidad, redes globales y tecnologías de la comunicación, nuevas formas de narrar la producción artística».

Medina también hizo hincapié en «la naturalización de la incorporación de género en las prácticas artísticas habituales», como se puede comprobar con la presencia en su programación de creadoras como «Karina Beltrán, Teresa Cebrián, Carmen Cologan, Teresa Correa, Miriam Durango, Cristina Gámez, Carmela García, Guenda Herrera, Ana de la Puente, Amelia Pisaca, Magnolia Soto, Pilar Rodiles, Rosa Marrero, Marta Mariño, Teresa Arozena, Laura González, Raquel Ponce, Davinia Jiménez, Rocio Arévalo, Luna Bengoechea, Moneiba Lemes, Lorena Morín y Yapci Ramos», entre otras.

Agradecimiento colectivo.

El CAAM no sería lo que es sin todas las personas que durante estos años han hecho posible que por sus salas hayan pasado más de 3.000 artistas, alrededor de 300 exposiciones y cientos de conferenciantes, además de las cien personas que trabajado en el museo. Ese fue el mensaje lanzado por su actual director, Orlando Britto Jinorio, que repasó la historia del museo de Vegueta recordando a quienes participaron en su fundación, en especial a Martín Chirino.

Según Britto, el CAAM y el arte español están en deuda con Chirino por su papel «como precursor de nuevas museografías». Algo que podrá saldarse en 2025, coincidiendo con el centenario de su nacimiento, que se conmemorará con una retrospectiva.

Tuvo palabras de recuerdo para las personas y artistas que trabajaron en el museo y que ya no están entre nosotros, como Orlando Franco, Antonio Zaya o Juan Hidalgo, entre otros, e incluso citó al agente de aduanas del aeropuerto, Manuel Calderín.

Una nutrida representación de la cultura canaria asistió a la celebración del 30º aniversario del centro. Entre las personas que secundaron la convocatoria estuvieron tres de los exdirectores del museo, Franck González, Álvaro Rodríguez Fominaya y Alicia Chillida, la hija del homenajeado, Marta Chirino, y su ayudante, el escultor Rafael Monagas, así como los artistas Félix J. Bordes, Leopoldo Emperador, Leandro Betancor, el colectivo PSJM, Luis Sosa, Ángel Luis Aldai, entre otros.

Antiguos responsables políticos del CAAM, como Carlos Ruiz, Luz Caballero, Gonzalo Angulo y Francisco Ramos Camejo, no se perdieron una celebración a la que también asistió el viceconsejero de Cultura del Gobierno regional, Juan Márquez.

Tras la inauguración de la exposición en homenaje a Chirino, con cinco de sus esculturas, un vídeo, una litografía y una serigrafía, además de un mosaico fotográfico con instantes memorables de sus años en la dirección del museo, la fiesta se trasladó a la calle con las actuaciones de tres bandas lideradas por mujeres; Gabriela Suárez Jazz Singer Trío, Mora Manouche y Birkins.