Carmen Laffón, en una de sus exposiciones. / efe

Muere la artista sevillana Carmen Laffón, figura clave del realismo español

Pintaba desde los doce años, se dedicó durante un tiempo a la enseñanza y fue miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

OSKAR BELATEGUI

Carmen Laffón (Sevilla, 1934) pintaba sus propios cuadros con 12 años. Sus padres, que se habían conocido en la mítica Residencia de Estudiantes de Madrid donde coincidieron Lorca, Buñuel y Dalí, no la llevaron al colegio y decidieron educarla en casa. Al cumplir los 15 años, la enviaron a la Escuela de Bellas Artes de Sevilla en un tiempo en el que apenas había mujeres en sus aulas. Laffón estudió después en Madrid y París, donde descubrió a uno de los artistas que mejor entendió el color, Marc Chagall, de quien tomó el trazo difuso.

Laffón, una pintora que no concedía entrevistas, figura clave del realismo español, murió en la madrugada de este domingo en su casa de la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda. Allí, junto a la playa de La Jara, estaba el lugar de veraneo de la familia Laffón y el estudio del pintor costumbrista Manuel González Santos, el primero que advirtió el talento de aquella niña aferrada a un pincel.

La segunda mujer miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (1998) hizo de los paisajes del Coto de Doñana el motivo central de su obra. «La luz se derrama sobre este paisaje de tierra, mar, arena, río, marismas, de espacios infinitos, al que me asomo una y mil veces intentando trasladar al lienzo la emoción y la intensidad de su contenido», escribió en su discurso de ingreso en la Academia.

Laffón montó sus dos primeras exposiciones en 1958 en Sevilla y Madrid, adonde se mudó en 1960 y donde conoció a la galerista Juana Mordó y al resto de artistas que trabajaban para ella, entre ellos Antonio López y Fernando Zóbel. Gracias al contrato que firmó con Mordo pudo dedicarse en exclusiva a la pintura. Se acercó al mundo de la enseñanza a finales de los años sesenta.