Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 15 de abril
La mezzosoprano letona Elina Garanca, en una imagen promocional. GREGOR HOHENBERG
«No sé si cantaré el jueves con la OFGC, no tengo aún el contrato»

«No sé si cantaré el jueves con la OFGC, no tengo aún el contrato»

La cantante letona, una estrella mundial, califica de «estafa» que la gerencia de la OFGC comercialice su concierto sin su firma contractualElina Garanca Mezzosoprano

VICTORIANO S. ÁLAMO

Las Palmas de gran canaria.

Martes, 10 de noviembre 2020, 00:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Elina Garanca (Riga, 1976) lleva años consolidada como una de las mejores mezzosoprano del mundo. Esta estrella de la lírica asegura que vive estos días una situación inédita en su carrera, ya que a 48 horas de subirse al escenario del Auditorio Alfredo Kraus para cantar con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, desde la gerencia de la formación isleña no le remiten el contrato pertinente, a pesar de que desde junio y julio se concretaron todos los detalles. Por este mismo motivo se canceló el concierto previsto inicialmente para octubre.

-A la segunda, tras aplazarse el concierto previsto para octubre porque no le remitían el contrato pertinente, usted canta este jueves y viernes, a las 20.00 horas, en el Auditorio Alfredo Kraus junto a la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) dentro de la temporada de abono de esta formación musical.

-No sé si voy a cantar. A día de hoy (ayer lunes para el lector) no tengo el contrato. Es una situación extrema para mí. Por suerte, nunca he estado en una situación como la que vivo ahora, en la que yo y la oficina con la que trabajo solicitamos el contrato y no recibimos ni una contestación. Solo silencio.

LAS FRASES DE LA ARTISTADENUNCIA«Es ilegal vender algo que no tienes, como mi nombre en las entradas si no he firmado el contrato»RESPUESTA«El gerente no responde a los 'emails' de mi oficina. Solo recibo silencio»EN LA ISLA«He venido para poder defenderme, para que no se piense que soy una diva o una egoísta»'AIDA'«El rol de Amneris es para mí el Everest. Ahora no es posible retomar el proyecto con ACO»

-¿Pero está usted en la isla, esta entrevista se realiza en la sede de la OFGC y me dice que sigue sin contrato y sin saber si cantará o no? ¿Ha ensayado ya con la orquesta?

-Sigo sin disponer del contrato, así es. Ensayamos el miércoles por la mañana. Eso espero. El programa lo tenemos muy rodado el maestro y yo y él ha preparado las piezas con la orquesta.

-Pero las dos veladas están comercializadas, las entradas a la venta desde hace semanas.

-Así es y no lo entiendo. Es ilegal. Es ilegal vender algo que no tienes. Pero adoro la isla y a la orquesta, a la que conozco por grabaciones y conciertos previos, y me he comprometido porque la situaciones que he vivido antes han sido muy buenas. Algo ha cambiado o ha venido alguien que no entiende, que no respeta... y a su vez alguien lo permite. No soy una chica de 15 años que quiere cantar por primera vez. Tengo mucha experiencia y he cantado con las mejores orquestas del mundo. Bajo las nuevas circunstancias por la pandemia he cantado en Salzburgo con la Filarmónica de Viena, en la Scala de Milán y todo sigue como tiene que seguir, con sus arreglos y ajustes por las nuevas circunstancias. En todos los sitios me remitieron los contratos antes, me llamaron para ver cómo ayudar, para acordar todo... y aquí no. Parece fruto de una falta de profesionalidad o por ignorancia y arrogancia... no lo sé.

-¿No le han dado una explicación, desconoce cuál es el problema?

-Es que no me contestan. Aquí (alude a la sede de la OFGC) existen unos despachos en los que se gestiona lo artístico, la programación y las cuestiones técnicas. Hablé con el maestro, que en esta situación no es mi marido sino un director artístico, que me ha invitado. Mi marido me invita a la isla a estar con él y a descansar en la isla. El director artístico lo hace para que venga a trabajar. Con él arreglamos el programa y el caché. Ahora parece que lo quieren renegociar todo o no sé... Es algo que nunca me ha pasado. Estoy aquí y no sé si voy a cantar o no. Adoro este repertorio y a España. No puedo permitir que el público, por segunda vez, haya comprado unas entradas y yo no esté finalmente. Si no vengo, no puedo defenderme y explicar la situación. Quiero cantar para el público que es el que finalmente paga la orquesta. Se trata de dinero público. No solo pasa aquí, ya que es una tendencia mundial, que se meten en algunos cargos políticos que no saben nada, que tienen un cero en educación musical y no saben cómo hay que tratar a los músicos. Eso lo veo muy injusto. Desde los cinco años toco el piano y tengo una carrera profesional. ¿Cómo alguien que no sabe de mi trabajo me puede decir cómo hacerlo? Es algo que me da mucha rabia.

-¿Estamos en la sede de la OFGC y no hay prevista ni lunes ni martes una reunión entre usted y el gerente para firmar el contrato del concierto que se celebra el jueves y que lleva semanas, repito, a la venta?

-Así es.

-Como mínimo la situación se puede calificar de surrealista.

-No entiendo por qué, a cuatro días del concierto, estamos en esta situación. En junio se acordó el primer concierto para octubre. En julio me preguntaron si podía hacer dos conciertos por el mismo caché, que es normal hoy día por las circunstancias de la pandemia. Obviamente queremos servir al público. Lo he hecho en Letonia también. En Italia, donde te pagan por uno y haces tres conciertos. Pero por lo menos que me contesten a los 'emails' que les mando. Me siento poco valorada, no soy una cantante joven y tengo que defender mi nombre. Puede preguntarlo en cualquier sitio. Soy una persona muy directa y muy dura en ciertos momentos. Pero soy profesional y cuando digo que voy a hacer algo, lo hago. Por eso espero que las personas me traten con el mismo respeto. Estoy aquí y he venido por mi propia voluntad y confío en que se arregle. No es profesional y es ilegal que se venda un concierto con un nombre que no está contratado. Al final se crea una imagen para que una organización sea respetada o no. Entre los artistas hablamos. Si me invita un festival, lo miro. Si no lo conozco, miro quién ha estado antes y le pregunto por su experiencia. Lo que queremos, después de cierto tiempo, buscamos que nos traten bien y con respeto. Ya ha pasado el tiempo de los debuts. Durante la última grabación con la OFGC lo pasamos bomba. Me trataron con mucho respeto.

-Si finalmente ensaya y canta jueves y viernes, ¿es sencillo abstraerse de todo lo sucedido con su contrato y estar a gusto sobre el escenario?

-Sirvo para el público y no deben pagar el precio por lo sucedido. Me costará mis nervios. No sé si podré olvidar lo sucedido tras el concierto si 'alguien' viene a pedirme una foto o a felicitarme. Tendré que poner mi sonrisa falsa (risas de la artista). Lo peor que llevo es el silencio, que no respondan a mis 'emails'. Si no me quieren, que me lo digan y ya está. Pero entonces que quiten mi nombre de los tickets que están a la venta. Sería como si yo anunciara que voy a cantar junto a Maria Callas y Maria Callas no está. Hay que explicarle las cosas al público para que no se piense que soy una diva, caprichosa y egoísta. En este caso no lo soy.

-Habla usted de una estafa.

-¡Claro! Más cuando la OFGC ha pagado ya dinero para que yo venga a la isla. Ha sucedido en otros lugares que te informan de que el contrato está de camino pero que está todo correcto. Llegas al lugar y en el hotel lo firmas. ¡Pero es que aquí no responden! Es increíble que en junio y julio estuviera todo claro y ahora, en la misma semana del concierto, parece que quieren retocar cosas del contrato.

-Parece que este año, todo está en contra de que usted cante en Gran Canaria. Por la pandemia se tuvo que cancelar 'Aida', de los Amigos Canarios de la Ópera (ACO), que suponía su estreno absoluto en el rol de Amneris...

-(Risas). Espero que todo se solucione y poder cantar el jueves y el viernes y darle al público un abrazo virtual. Donde me quieren, voy. Siempre. Pero obviamente tengo cosas técnicas que se tienen que cumplir y que se respete mi carrera. Por eso, si me vuelven a plantear venir, me lo pensaré. Esta situación me afecta mucho emocionalmente. Si va a contratar a algún compañero no les puedo mentir y decirles que aquí está todo bien. La reputación de una institución es muy importante. Mientras más respetuosa sea, más respetada será. Salzburgo no era Salzburgo al principio del festival. Ganó su prestigio trayendo siempre a artistas y orquestas importantes. Eso necesita tiempo. La OFGC estaba creciendo y ahora traen a alguien que parece que quiere frenarla o quitarla. Es una pena por los grandes artistas que hay en la orquesta. Son unos músicos fantásticos. La grabación con ellos ha sido de las mejores que he hecho. Todos fueron muy positivos, con muchas ganas. Bromeábamos, hacíamos chistes... pero cuando había que tocar, seriedad y todos concentrados. Si alguien quiere acabar con eso es que se ha contratado a una persona que no está al nivel artístico de la orquesta.

-La crítica especializada la considera como la mezzosoprano estrella del momento.

-(Risas). No quiero esa presión. Somos varias y cada una tiene su presencia y su repertorio. Es imposible que una persona reine entre todas las mezzosopranos. Ni puedo ni quiero.

-¿Tiene muy claro cuál es su repertorio y lo que estrenará próximamente?

-Ahora estoy pensando si alargarlo o finalizarlo. Tras veinte años cantando un repertorio y otros cinco ampliándolo un poco creo que estoy llegando al último punto de mi capacidad. El 'bel canto' no me llena más y no me supone un esfuerzo como antes y yo siempre necesito complicaciones para ampliar musical y técnicamente mi voz. Con Santuzza de 'Cavalleria Rusticana', Amneris de 'Aida' y Kundry de 'Parsifal', que espero estrenar en abril de 2021, espero decir que he sacado lo máximo a mi voz. Habría ido desde el barroco hasta Wagner. Para mí, el Everest es y sigue siendo Amneris, el punto y final. Le tengo una admiración total y espero que sea el próximo febrero, en París. Tengo 44 años y creo que me quedan unos diez o quince años para conseguirlo. Mi cuerpo y mi temperamento por ahora me responde y siempre desde mi punto de vista, sin imitar a nadie, sin comparaciones.

-¿Existe alguna posibilidad de que se retome el proyecto de 'Aida' con ACO y usted como Amneris?

-Es muy difícil. Ahora mismo no es posible, por la cantidad de gente que necesita. Es una pena. Con cierta edad, lo que busco es trabajar bajo ciertas atmósferas. Sentirme bienvenido. Quiero trabajar en familia. Si un artista está cómodo, gana en tranquilidad. Si después del trabajo tienes con quien cenar y no hacerlo solo delante de la televisión, cambiar impresiones... es muy importante.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios