Imagen de una representación de Mal Pelo. / C7

Bach es un «libro de consulta»

Mal Pelo representará en el Cuyás un espectáculo que nace dentro de su proyecto de largo recorrido dedicado a investigar la figura del compositor alemán

David Ojeda
DAVID OJEDA

Pocas composiciones clásicas han tenido tantas vidas como las 'Variaciones Goldberg' de Johann Sebastian Bach, ahora concebidas como parte de la segunda entrega del 'Bach Project' de la compañía Mal Pelo, que a través de sus coreografías y el piano del franco-americano Dan Tepfer presentarán este sábado en el Teatro Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria el espectáculo 'On GoldbergVariations/Variations'.

La compañía de María Muñoz y Pep Ramis, con tres décadas de trabajo e innovación, se sumerge de nuevo en un proyecto de largo recorrido que formaba parte de una investigación personal y en la que el objeto analizado, que no era otro que el compositor alemán, se presenta ante ellos como «un libro de consulta».

Fue Muñoz quien comenzó a hacer camino hace 15 años con una pieza que ya musicada por Tepfer interpretaba en solitario. Sin embargo, los códigos que fue descifrando con su trabajo se liberaron y dieron paso a una construcción más compleja y coral. «En principio era un ejercicio personal sobre algo que me interesaba mucho y con el paso de los años no lo he dejado de hacer. Y llegó el deseo de compartirlo con otros colaboradores y bailarines. Entonces, este espectáculo es la segunda entrega de este trabajo. Somos siete bailarines en la escena, con música grabada que está interpretada por Dan, que se ha formado por un lado en toda la música del contrapunto y ha estudiado específicamente eso y por otro lado es un gran improvisador de jazz. Lo que él hace es tocar el Aria y luego tocaba cada variación con una improvisación hecha en base a las mismas armonías. Respetando la duración y la estructura de Bach pero con esa versión jazzística», indica Muñoz.

'On GoldbergVariations/Variations' es una puesta en escena llena de matices. No es simplemente danza, como no es simplemente ninguna otra cosa. Alrededor del concepto original, el que inspira la música de Bach, hay una propuesta muy potente que se sostiene con la irrupción en escenario de textos de John Berger, leídos (grabados) por el propio escritor británico, fallecido en 2007 y con un largo vínculo de colaboración con Mal Pelo.

Una parte del espectáculo. / C7

Muñoz defiende la relación entre todos los elementos en la escena, una conjunción indivisible de factores nadando a favor del discurso. «Hemos respetado la progresión de las variaciones pero no las hacemos todas. En total hay unas 14 de las 30 que son, más las ocho más jazzísticas de Dan. Es una pieza que para nosotros es especial porque al mismo tiempo que se da la investigación trabajamos con textos de John Berger, que están grabados pero dichos por él en directo. Y hay una mezcla de pequeños momentos de texto que te ponen en conexión con distintas ideas, básicamente hay uno que va sobre la belleza y otro sobre las líneas. Y vamos tejiendo un espectáculo hecho de muchos materiales diferentes. La puesta en escena es muy austera, de intentar que haya el mínimo de elementos pero los que hayan hablen sobre lo que se está haciendo», indica.

La obra de Bach lo sugiere todo para María Muñoz. El 'Bach Project' es un ente vivo en el que la creadora desmiente parte de las críticas que han arraigado en el relato sobre el compositor de Eisenach. «Es muy emotivo. Muchas veces se ha hablado de que la música de Bach es fría pero no es verdad. Realmente tiene el contraste perfecto entre una composición que desde fuera se puede ver algo más matemática pero que en realidad es fruto de una pulsión muy intuitiva y con una profundidad enorme. Te mueve la emoción cuando oyes esas piezas, el cuerpo se quiere poner en movimiento», refleja.

La puesta en escena de este espectáculo forma parte del fajo de conclusiones de la investigación artística de Mal Pelo. Una forma de concebir que a la propia Muñoz le ha redimido sus pecados de juventud. «Vengo de una generación en la que de alguna manera luchaba contra la rigidez de las formas más clásicas y buscaba un movimiento que estuviera trabajado desde una visceralidad. Y ese contraste con el trabajo de la música de Bach nos ha colocado, a mí por lo menos, delante de un trabajo de una enorme precisión. Y romper el prejuicio de que la precisión está ligada a algo que es poco flexible. Que es una idea de juventud, relacionándolo con algo que crees que está muy formalizado. Y no es así, es como en el lenguaje: la precisión hace que lo que dices sea menos pero más profundo. Ligado a tu experiencia de vida», refleja la creadora valenciana.

'On GoldbergVariations/Variations' no es una obra esencialmente política, pero no renuncia a agitar conciencias. «Nunca hemos hecho una reacción directa a situaciones específicas pero de alguna manera creo que todo el trabajo que pretendemos hacer viene de una posición que yo considero muy política», concluye.