«Un viaje a través de la moralidad»

22/02/2019

Una batalla encarnizada para resistirse al trágico destino que parece inevitable es uno de los puntos neurálgicos de El castigo sin venganza, tragedia de Lope de Vega que este viernes y sábado, ambos días a partir de las 20.30 horas, se representa, de la mano de la Compañía Nacional de teatro Clásico (CNTC), en el Cuyás de la capital grancanaria.

ETIQUETAS:

Helena Pimenta, directora del montaje y que se despide de la CNTC tras ocho años, asegura que esta obra maestra de la literatura dramática se desarrolla en torno a «siete grandes personajes», lo que supone un «reparto corto» para lo que se estilaba en el Siglo de Oro. Eso sí, están perfectamente definidos por Lope para invitar al espectador a emprender «un viaje a través de la moralidad».

Pimenta subraya que se trata de una pieza construida «desde la intriga» y que tiene como protagonista al duque de Ferrara.

«Ha tenido una vida muy disoluta y tiene un hijo bastardo que quiere que sea su sustituto, pero los responsables de las otras ciudades-estado se oponen. Se trata de una obra muy shakespeariana. Es la gran tragedia española, que demuestra que Lope, cuando quiere, quiere. Estamos ante un Lope con las heridas de la vida y que afronta un final de vida muy complicado», apunta la directora.

Añade que existen «pocas tragedias con un lenguaje tan bello» como El castigo sin venganza, al que se suma una «estructura» muy lograda.

Joaquín Notario, que da vida al duque de Ferrara, apunta que su complejo personaje «cae en las redes de su propia trama», que no es otra que «el poder y la inevitable espiral» en la que se ve envuelto.

«Su cabeza y su corazón se rompen y él se convierte en el monstruo que no quiere ser», añade sobre el protagonista de una ficción que se inspira en un hecho real.

Notario destaca que la CNTC ha logrado, gracias en gran medida al trabajo de Helena Pimenta, que «un habla tan rara», en alusión al verso isabelino, «llegue al siglo XXI». «Ha sido un trabajo muy arduo y nos hemos roto la cabeza para lograrlo. El teatro en verso está de moda porque se ha avanzado mucho y porque entra por el oído, se transpira por los poros de la piel, y llega al corazón», subrayó.

Beatriz Arguello, que encarna al «maravilloso personaje» Casandra, según sus propias palabras, considera que esta obra refleja «una vida» al completo, ya que los personajes empiezan de una forma y terminan de otra muy distinta.

Su compañero sobre el escenario Rafa Castejón, que asume el rol de Federico, hijo del duque de Ferrara, destaca el laborioso ejercicio que se ha llevado a cabo en el seno de la CNTC para levantar esta compleja pieza dramática. «Hemos bajado a la mina y cavado para encontrar tesoros. Damos vida a unos personajes humanos, con luces y sombras, lo que hace que el público no sepa dónde posicionarse», avanza sobre lo que hoy y mañana se disfrutará en el Cuyás.