Lava, danza desde Canarias y para el mundo

05/12/2018

La danza, habitual hermana pobre dentro de las programaciones de los recintos escénicos nacionales, cuenta con un nuevo proyecto nacido en las islas «con vocación nacional e internacional». Con estas aspiraciones se presenta esta noche la nueva compañía residente del Auditorio de Tenerife, denominada Lava, a partir de las 20.30 horas, en el teatro Pérez Galdós de la capital grancanaria. La dirección artística es de Daniel Abreu, Premio Nacional en 2014.

«Aún no podemos concretar fechas, el proyecto está en ciernes, pero nuestra intención es llevar la danza contemporánea a todos los sitios donde sea necesaria. Es un proyecto que nace desde Canarias y hacia el mundo. Aspiramos a exportar un producto, además de bailarines y coreógrafos, que aquí hay de gran nivel», asegura Daniel Abreu, ganador de tres Premios Max.

Explica que la puesta de largo en Tenerife de este proyecto resultó «emocionante». «Fue sorprendente ver el nivel de profesionalidad y artístico de los bailarines a la hora de ejecutar dos obras de gran calidad y tan dispares», apunta sobre Beyond y Bending the Walls, piezas que hoy repiten en el Pérez Galdós.

La primera ha sido elaborada por la compañía La Intrusa, Premio Nacional de Danza en 2015. «Nos ofrecieron esta pieza original, que reflexiona sobre el cine y la ciencia ficción, con los seis miembros de nuestra compañía sobre el escenario», explica Abreu.

La coreografía Bending the Walls la firma Fernando Magadan, director de la segunda compañía de «ese templo de la danza» que, según Abreu, es el Netherlands dance theater.

«Es una obra que ha gustado mucho desde su estreno. Habla de las imposibilidades para conseguir la felicidad. Es un montaje muy bello y cuidado, en el que el mensaje de lo físico se puede identificar con fuerza y claridad», añade el director artístico de esta nueva compañía canaria.

Sobre el escenario bailarán hoy los canarios Samuel Déniz, Carmen Fumero y Javier Arozena, junto a Virginia martín, Emiliana Batista y Luis Agorreta, que fueron seleccionados en unas pruebas a las que se presentaron 150 profesionales.

«Nuestra intención es que el proyecto se solidifique y que, en un futuro, en vez de contar con seis bailarines la compañía pueda tener diez o más. Escogimos de inicio un número razonable para los tiempos que corren», dice Abreu.

Este bailarín y coreógrafo tinerfeño, que es un referente internacional, confía en estrenar en julio del próximo año con Lava una nueva creación. «Mi presencia hasta ahora ha estado fuera del agua, ahora me meteré de cabeza», dice entre risas.