Kiti Mánver se mete en «una espiral terrorífica»

02/04/2018

La actriz Kiti Mánver reconoce que la mujer a la que encarna en el montaje Sensible se sumerge en «una espiral terrorífica» cuando descubre que su joven amante la ha traicionado. Protagoniza esta pieza escénica y de danza junto a Chevi Muraday, que se representa los días 6 y 7 de abril, a partir de las 20.30 horas, en el teatro Cuyás.

ETIQUETAS:

Ala salida de la ópera, la protagonista de Sensible descubre la presunta traición de su joven amante. «He tenido la suerte de dar con este espectáculo tan bello, que protagoniza una mujer mayor que se mete dentro de una espiral terrorífica tras ver a su amante con otra mujer, a partir de lo que comienza a elucubrar», explica María Isabel Ana Mantecón Vernalte (Málaga, 1953), conocida artísticamente como Kiti Mánver, sobre el punto de partida del montaje que protagoniza, el próximo fin de semana en el teatro Cuyás de la capital grancanaria, junto al bailarín y coreógrafo Chevi Muraday.

Este montaje parte de la novela 24 horas en la vida de una mujer sensible, de la escritora gala Constance de Salm, primera mujer que entró en el Liceo de las Artes de su país. «Durante esta obra, experimento todo lo que una mujer puede sentir durante 24 horas. Suena a tópico, pero encaro un amplio abanico de emociones. Se pasa del amor al odio, surgen los celos, el pánico, el dolor, la ironía, la heroicidad. Esta mujer madura y sensible ni quiere ni puede dejar de vivir todas estas situaciones a raíz de su fortuito descubrimiento. Tiene la capacidad de reírse de su propia situación, de este amor tóxico del que no es capaz de prescindir», apunta con admiración la veterana intérprete.

Kiti Mánver se rinde ante el poder de «las pasiones». «Cuando el amor te sumerge, que dios te coja confesado. Me gusta mucho la idea de que te lleve a las estrellas pero de que también veas las estrellas por el dolor que es capaz de generar», dice.

Esta montaña rusa emocional se desarrolla en compañía de Alfred, un hombre que está enamorado de esta mujer, pero que no es su amante. «Alfred la quiere, pero no es su amante. Ella no le ve, pero él sí que la ve a ella», apunta la actriz sobre este juego de espejos ideado por el director Juan Carlos Rubio.

Este personaje masculino lo encarna Chevi Muraday. «Es maravilloso. Confieso mi ignorancia sobre la danza contemporánea, pero desde que lo he conocido y he trabajado con él, soy una asidua de esta disciplina. Chevi tiene un mundo y un imaginario impresionantes», asegura.

Kiti Mánver, en la obra. /<b>Sergio Parra </b>
Kiti Mánver, en la obra. /Sergio Parra

Explica la actriz que Juan Carlos Rubio contactó con este Premio Nacional de Danza «por la potencia de sus imágenes». «Posee un elemento perfecto para el teatro: un enorme dramatismo. Cuenta con el cuerpo y en sus coreografías mete muchas palabras, lo que le ha facilitado mucho las cosas para Sensible», señala la ganadora del Goya a mejor actriz de reparto por Todo por la pasta (1991), de Enrique Urbizu.

Destaca que Rubio ha logrado una «fusión total» con este montaje. «El equilibrio es máximo. Juan Carlos no quería que fuera ni una obra de teatro ni una pieza de danza. Ninguna disciplina tiene un mayor protagonismo», dice la intérprete andaluza.