José Padilla logra su primer Max

21/05/2019

El dramaturgo tinerfeño José Padilla logró ayer en Valladolid el primer premio Max, máximo galardón de las artes escénicas nacionales, en la gala celebrada en el Teatro Calderón de Valladolid.

ETIQUETAS:

Padilla, que está consolidado como una de las voces más reputadas de la dramaturgia nacional, se impuso en la categoría de espectáculo infantil, juvenil o familiar con su pieza Dados, que saltó a los escenarios de la mano de la compañía Ventrículo Veloz SLU.

Competía en esta categoría con El viaje de Ulises, de Gorakada Teatro, y La Granja, de Teloncillo Teatro.

Dados narra, a través de la comedia, las dificultades de ser adolescente, sobre todo si se trata de un joven trans.

El que no pudo traerse para el archipiélago una manzanita de las artes escénicas fue el director y productor grancanario Mario Vega. Optaba a premio por el diseño de espacio escénico por la obra Ana, también a nosotros nos llevará el olvido, un montaje de Unahoramenos Producciones a partir del texto de la grancanaria Irma Correa, que se estrenó el pasado otoño en el teatro Pérez Galdós.

El galardón se lo llevó Curt Allen Wilmer, por su labor en Lehman Trilogy, que recala el 29 y 30 de noviembre próximos en el teatro Cuyás.

La terna de aspirantes la completaba Alessio Meloni, por el montaje Una vida americana.

El premio al mejor espectáculo de teatro fue a parar a la comedia La ternura, una producción de La zona, Teatro de la Ciudad y el Teatro de La Abadía, a partir del texto escrito por Alfredo Sanzol.

En su elenco figura el actor grancanario, afincado en Madrid desde hace años, Paco Déniz. Esta divertidísima obra pasó por la temporada del teatro Cuyás en enero del pasado año.

Iphigenia en Vallecas fue otra de las obras triunfadora de la velada vallisoletana. Se alzó con el Max en el apartado de espectáculo revelación y también triunfó su protagonista, la joven actriz María Hervás.

Albert Salazar, por A.K.A. (Also Known As), se consagró como el mejor actor protagonista.

Flotados, de David Moreno & Cia y The Beat Brown Productions, se alzó con el galardón a mejor espectáculo de calle, mientras que en el apartado musical o lírico se impuso The Opera locos, de Klemark Espectáculos Teatrales SA, Rami Eldar y Producciones Yllana.

Grito pelao, de la compañía Rocío Molina, se impuso como mejor espectáculo de danza. Por este mismo montaje Sílvia Pérez Cruz ganó el de mejor composición musical para un espectáculo escénico.

En cuanto a los intérpretes de danza, Daniel Doña se impuso por Psique, mientras que en el apartado femenino se llevó el gato al agua Eva Yerbabuena, por Cuentos de azúcar.

Sharon Fridman, por su parte, fue premiada por su coreografía Erritu, que recala en el teatro Cuyás, con una única función, el próximo sábado, 1 de junio, a las 20.30 horas.

Uno de los momentos más emotivos de esta 22ª edicióntuvo como protagonista a Concha Velasco. La actriz vallisoletana recibió, con el teatro Calderón en pie, un galardón honorífico como reconocimiento a su carrera. El actor Fernando Cayo y Pilar Jurado, presidenta de la SGAE, que organiza mediante su Fundación estos galardones, le cantaron sobre el escenario el mítico estribillo «mamá, quiero ser artista».