‘El regreso de Demofonte’ aluniza en el Guiniguada

24/01/2018

¿El hombre pisó realmente la Luna en 1969 o fue un montaje de los Estados Unidos y las imágenes las rodó Stanley Kubrick en un plató? Este es el punto de partida «de la sátira irónica» El regreso de Demofonte, una obra escrita y dirigida por el grancanario Luis O’Malley, que se representa el 10 de febrero, en el Teatro Guiniguada.

Las Palmas de Gran Canaria
ETIQUETAS:

La versión oficial es que la misión Apolo XI fue un éxito, el 21 de julio de 1969. Los astronautas norteamericanos Neil A. Amstrong y Edwin E. Aldrin Jr. fueron los primeros seres humanos en caminar por la superficie lunar.

Este acontecimiento histórico para muchos fue un montaje, porque, dicen, todo se rodó en un plató de televisión construido en la superficie terrestre. Estas dos teorías son el punto de partida del montaje escénico El regreso de Demofonte, una pieza escrita y dirigida por el grancanario Luis O’Malley, que se representa en el teatro Guiniguada de la capital grancanaria, el próximo día 10 de febrero, a partir de las 20.30 horas.

«No decimos ni que sí ni que no. En la obra no nos decantamos sobre si fue real o no la llegada del hombre a la Luna, en 1969. Apostamos porque cada espectador saque sus propias conclusiones. No me gusta dar sentencias. Con esta obra lo que hemos intentado es revisar, a través de la comedia y la sátira, la condición del ser humano», explica Luis O’Malley.

Asegura que esta comedia «invita a la reflexión», a la vez que divierte al espectador. «Por un lado, nos hace pensar sobre en qué mundo estamos y la constante pérdida de valores y la globalización. Ponemos habitualmente el grito en el cielo con la mentira y la manipulación, pero es que cada día nos mienten. Por eso apostamos por unos personajes curiosos, que sobreviven a la mentira», añade.

Entre las teorías sobre la supuesta pantomima que simuló el alunizaje figura que el cineasta Stanley Kubrick fue el encargado de rodar esta proeza en un estudio, por si el Apolo XI fracasaba. «Admiro mucho a Kubrick. Tenía unas dosis de locura muy interesantes, que me hacen mucha gracia. Ese supuesto rodaje centra la historia que desarrolla de El regreso de Demofonte», comenta el dramaturgo y director.

Los protagonistas de la obra, mientras ruedan a las órdenes de Kubrick, transitan por un terreno que les llevará a conocerse mejor y a descubrir sus propias verdades y mentiras.

«Partimos de un momento álgido para la condición humana que nos permite reflexionar sobre si el hombre hace bien en ir al espacio, sobre para qué sirve llegar a la Luna, si merece la pena el gasto económico que implica, y si manipular a millones de personas es positivo o negativo», apunta.

El regreso de Demofonte cuenta con una puesta en escena «sencilla», ya que toda la historia transcurre en este supuesto plató de televisión, desvela O’Malley.

El reparto lo integran: José Manuel Trujillo, Ruth Sánchez, Efraín Martín, Rubén Darío y Jennifer Artiles.

«Ha sido uno de los procesos más divertidos en los que he trabajado. Son todos muy buenos cómicos y en los ensayos les dije que se lo tenían que pasar bien y lo dieron todo», señala el director isleño.