Amor y respeto, al ritmo de Mozart

03/05/2019

El drama jocoso en dos actos Così Fan Tutte, de Mozart, cuenta con un libreto en italiano de Lorenzo Da Ponte que, para un espectador del siglo XXI, puede parecer ofensivo por su forma de abordar la figura de la mujer, reconocen los responsables del montaje que los días 7, 9 y 11 de mayo, siempre a partir de las 20.00 horas, se desarrollará en el teatro Pérez Galdós, en el marco de la 52ª edición de la temporada de Ópera de Las Palmas de Gran Canaria Alfredo Kraus.

Ulises Jaén, director de la asociación Amigos Canarios de la Ópera (ACO), que organiza esta temporada, considera un sinsentido analizar esta historia fuera del contexto histórico en el que nació. «Además, la historia pone en evidencia a la mujer, pero también a los hombres. Incluso, creo que se da una peor imagen de ellos que de ellas», añade.

Sobre esta cuestión, Giusseppe Sabbatini, que lleva las riendas de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) en este montaje, fue tajante. «Cada día, en España y en Italia, mi país, mueren mujeres porque los hombres piensan que ellas son de su propiedad. El mensaje de esta ópera es que el amor es respeto, da igual que hablemos de un hombre o de una mujer. Eso es lo que enseña a los jóvenes el rol de Don Alfonso. Hace hincapié en la importancia del respeto hacia el otro, que siempre tiene que ser la base de todo», subrayó.

El tenor italiano Paolo Fanale, que encarna a Ferrando en esta historia, explica que las cosas que hace su personaje «son propias de un joven de 16 años». «Alguien como yo, con 36 años, no haría nunca lo que él hace. Actúa así guiado por su juventud», comenta sobre el juego que acepta para ver si su amada Dorabella seguirá siéndole fiel cuando él se marcha al frente bélico.

Comparte esa visión sobre la inmadurez propia de la edad de los protagonistas el bajo Riccardo Fassi, mientras que el joven barítono Carles Pachón, que se estrena con ACO tras ganar el concurso de canto Alfredo Kraus, alude al subtítulo de la obra para explicar esta cuestión. «La obra tiene como subtítulo La escuela de los amantes, porque se desarrolla en torno a dos parejas que aprenden a quererse, sin exigir algo a cambio de la otra persona», comenta el joven cantante.

Ulises Jaén reconoce que programar a Mozart dentro de la temporadade la capital grancanaria supone un cierto riesgo, ya que el público tiene reparos ante las piezas operísticas del genio de Salzburgo.

«Mozart llega al corazón del espectador, como sucede con Puccini, pero no lo hace directamente. Pasa previamente por el cerebro y requiere de una cierta reflexión. Hay momentos en los que el público no sabe si reír o llorar, porque con Da Ponte hizo una genialidad», explica el director artístico de ACO.

Sugiere a los espectadores que acudan a ver Così Fan Tutte que «se deje arrastrar como hicieron con la Tosca de Puccini», el título que se programó el pasado mes.

El director de escena Giulio Ciabatti se ha decantado por un montaje «clásico». «En el siglo XVIII, el tema principal era el juego. El disfraz era la esencia del teatro en aquel momento. Se rompieron los límites entre la verdad y la mentira, entre la realidad y la ficción. Hemos apostado por una ambientación en un teatro, con baúles, unas telas de un jardín y alfombras orientales», explica sobre esta coproducción entre ACO y la Fundación Auditorio Teatro de Las Palmas de Gran Canria.

La mezzosoprano Annalisa Stroppa regresa a la capital grancanaria, donde ya dio vida a Carmen, para ponerse en la piel de Dorabella. Explica que se trata de un rol muy distinto y eso le «encanta».

«Carmen sabe lo que su corazón quiere, mientras que Dorabella no lo sabe, está confusa, es muy joven. Ama a Ferrando pero en un mismo día pasa de la desperación por su marcha a divertirse con otros hombres. La técnica para cantarla es la misma, pero el estilo es muy distinto. En Mozart predomina más la palabra, es casi un recitativo», comenta la cantante.

Paolo Fanale hace hincapié en que Ferrando es un rol «complicado», porque es «poliédrico». «Tiene momentos cómicos, otros pasionales y una tercera parte más dulce, pero con mucha fuerza. La dificultad vocal que presenta es que los tenores tenemos que transmitir las tres facetas. Es como Violeta, en La Traviata, que esconde tres sopranos en una misma ópera», explica el joven tenor italiano.

Ulises Jaén defiende que este montaje de Così Fan Tutte de Mozart cuenta con un reparto «fabuloso», en el que conviven artistas ya conocidos por el público de la isla y asiduos de los mejores teatros del mundo, con otros jóvenes valores, como es el caso de la soprano italiana Claudia Pavone, que estrena en su repertorio el rol de Fiordiligi.