Una morada de aprendizaje creativo

05/07/2019

El arte contemporáneo suele circunscribirse a una burbuja endogámica y excluyente. En contadas ocasiones se abre a la sociedad, tanto para autoenriquecerse como para generar sensibilidades entre los no iniciados. Esa puerta casi blindada es la que ha abierto el proyecto A-moradas: red de arrú, que desde esta noche, a partir de las 20.30 horas, y hasta el próximo 27 de julio, se exhibe en la galería Saro León de la capital grancanaria.

ETIQUETAS:

Comisariada por Nira Rodríguez, con las artistas Macarena Nieves y Nira Santana como creadoras y guías, este proyecto de residencia sin un espacio físico ha acercado el arte contemporáneo a unas mujeres, con una media de edad de 60 años, de la asociación Fuente de Vida Cono Sur de la capital grancanaria y a su vez las ha convertido en protagonistas, directas e indirectas, de las piezas que se muestran al público en la galería de la calle Villavicencio.

«A-moradas: red de arrú forma parte de un proyecto que busca llevar el arte contemporáneo a las mujeres mayores, que no habían tenido antes un acceso a la cultura desde esta disciplina. Ellas han pasado por todo el proceso creativo junto a Nira y Macarena», explica la comisaria de esta iniciativa, que se llevó a cabo en su primera fase entre el 22 de septiembre y el 15 de diciembre de 2017, y que cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de la capital grancanaria.

Nira Rodríguez explica el origen del título del proyecto artístico A-morada. «Alude a una residencia y tiene un carácter feminista». «También se refiere a salir del ámbito doméstico y a ocupar espacios públicos, porque el arte contemporáneo es una reflexión crítica de la identidad y de cómo son las mujeres representadas en lo público. Gracias a ese paso crítico y estético por el proceso artístico, ellas defienden su identidad como mujeres canarias y personas con un criterio y con algo que decir. Se reivindican como grupo, de ahí la red, mientras que arrú lo rescata Macarena Nieves del origen líbico-bereber del que procede el término arroró», añade.

La escritora y artista Macarena Nieves introdujo a las mujeres de Fuente de Vida Cono Sur en su universo creativo, donde predomina la performance, la fotografía y la poética.

«Me tropecé con un diamante en bruto, unas mujeres con una capacidad enorme de conocimiento y una mirada limpia sobre el arte. Eso fue muy enriquecedor para mí», desvela la artista grancanaria.

La memoria fue el elemento modular utilizado por Macarena Nieves con este colectivo, que se ha plasmado en la instalación Resguardo de lúnulas, en las fotografías Conjuro escarlata, Novia vestida por sus casamenteras y A-moradas (en pie), y en recuerdos de las participantes, como son fotos significativas de su entorno familiar y hasta algunos de sus propios trajes de novia.

Co-mando Aracne es el resultado del trabajo que llevó a cabo Nira Santana con estas mujeres.

«Es un proyecto coautorial con 15 mujeres muy generosas. Nosotras les hemos abierto las puertas del arte contemporáneo y ellas han hecho lo mismo con sus vivencias y experiencias. Trabajamos con testimonios bidireccionales», explica la artista.

Su creación, también con un claro trasfondo feminista, apunta, tiene dos partes. Por un lado, quien visite la galería se topará con quince cajas de 23x23 centímetros, donde una misma forma geométrica teje distintas Constelaciones. «Representan a cada una y hay un punto en el que han sido felices o han superado un momento difícil. Hacemos interconexiones entre ellas y con otras mujeres de la ciudad», apunta a modo de cartografía sensitiva y emocional.

El proyecto se completa en Internet, con una web, que seguirá en activo una vez concluya esta exposición, en la que se pueden escuchar los testimonios de las participantes, tanto en castellano como en inglés. «Sus reflexiones pueden servir de ayuda a otras mujeres que lo están pasando mal y que se plantean tirar la toalla», asegura Santana.