Llega a Las Palmas de Gran Canaria una exposición con polémica