Borrar
'Pórtico de la gloria ilustrada', instalado por Paco Arana, en TEA, en 2022. C7
Paco Arana: A un lustro de sus pórticos escultóricos

Paco Arana: A un lustro de sus pórticos escultóricos

«En el espacio alternativo del TEA, en Agaete y desde 2019, el artista viene desarrollando una propuesta artística relacionada con las fechas navideñas».

Javier Cabrera

Domingo, 14 de enero 2024, 23:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En este año de 2024, por las Navidades pasadas del 2023 último, se ha cumplido ya un lustro desde que el artista visual Paco Arana comenzara a desarrollar, en el año 2019, una idea plástica de acción y actuación en el espacio alternativo del TEA, en la villa de Agaete. La estructura propia del acceso al local, amplia y en consonancia con la concepción de una casa popular urbana, le ha permitido al artista expresarse plásticamente de forma tal que un simple portalón de garaje acaba convertido, por mor de la transformación volumétrica a la que Paco Arana lo somete, en un evento plástico que toca lo lúdico y permite una mirada gozosa –al tiempo que enriquecedora– a su fachada y al espacio que da paso de la calle al interior del local; los llamados Pórticos, con una doble vertiente de posibilidades artísticas según sean vistos y visitados en el día o caída ya la noche.

Elaborados todos en arco de medio punto, con materiales fabriles, pobres e incluso de desecho, el artista ha propuesto, desde su inicio, una conformación estructural, donde lo escultórico fundamenta la lectura plástica, que engalana, decía, el acceso al espacio del local alternativo del TEA, pero que, asimismo, trasciende de un simple embellecimiento decorativo para tocar, no sólo una idea artística, sino que se introduce en otras lecturas de carácter ideológico; pues, desde sus comienzos, también, los llamados 'Pórticos de la Gloria', han ido sumando a su nomenclatura adjetivaciones de carácter juguetón, irónico o de sentidos múltiples que completan y complementan la intencionalidad de la que el artista los dota.

La virtud estilística de Paco Arana al momento de pensarlos y definirlos, montarlos e instalarlos en el sitio nos ha permitido gozar de cinco propuestas de 'Pórticos' diferentes y novedosos cada año, personalizados de manera específica según los materiales elegidos y utilizados para su estructura y construcción. Al tiempo que, también desde sus comienzos, se mantuvo esa distinción de doble lectura según se visitaran con el día o ya en la noche, por mor de la iluminación de la que el artista los ha dotado según fijación plástica y modo de instalación técnica. Así, nos encontramos con una sucesión de propuesta seriada, que culmina su intención apreciadas en el tiempo y al lustro ya cumplido, por lo que tenemos:

2019, 'Pórtico de la gloria efímera': Estructurado con garrafas y botellas de plástico cortadas, alambres, malla textil, silicona térmica y pintura en espray color oro viejo. Añadido lleva luz interior con filtro color verde, que desplegada con nocturnidad otorgan al conjunto una componente de esbeltez y misterio. Esta primera adjetivación, tal vez jugara con el propio carácter efímero de la instalación, al tiempo que deriva a lo filosófico, por lo evidentemente efímero de casi todo en la vida.

2020, 'Pórtico de la gloria tardía': Estructurado con papel fino, papel de celofán transparente y pintura plástica. Añadido lleva luz interior con filtros de colores. Logra y suma el artista otra apariencia e impresión para esta nueva idea. Se mantiene el doble propósito de lectura diurna o nocturna. Y la adjetivación sustenta la ya iniciada idea de pensamiento acerca de la voluntad humana.

2021, 'Pórtico de la gloria inesperada': Estructurado con botellas de plástico de medio litro, papel de celofán, alambre y pintura en espray color plata vieja. Añadido lleva luz interior blanca. En esta nueva propuesta la ligazón ideológica vincula al hecho adjetivado, lo inesperado, con la indudable apreciación de la luz blanca, por lo limpio y sorpresivo.

2022, 'Pórtico de la gloria ilustrada': Estructurado en hojas de libros, pintura plástica transparente y silicona térmica. Añadido lleva luz interior con filtro amarillo. Para la ocasión queda más que clara la vinculación de la adjetivación con la conformación plástica del Pórtico, en la cual el elemento básico que la estructura, hojas de libro, establece el juego 'ilustrativo' al propio pórtico. La dotación amarilla para la luz, tal vez puntualiza y matiza esa definición, el carácter de intimidad que ambas –lectura y luz amarilla– representan en el enunciado.

2023, 'Pórtico de la gloria esquiva': Estructurado con vinilo retroiluminado, malla textil, silicona térmica y pintura en espray de color oro brillante. Añadido lleva luz interior con filtros de colores. Indudablemente, el artista ha llegado a un alto grado de sofisticación en el ideograma y la hechura de la propuesta, lo que ya le permite establecer la sutilidad del juego en relación con el enunciado. Parece que nos dijera: «Cuídate del esplendor, porque a más fulgor, seguro que también es más esquivo el logro».

Concluyendo, se aprecia cómo el artista ha logrado a lo largo de este lustro definir una línea de propuesta escultórica vinculada a la concepción de lo efímero, dado el evidente corto intervalo de presencia temporal que los 'Pórticos' poseen, pero, al tiempo, ha dotado de estilo al modo de concepción de cada nueva propuesta. Su relación temporal con el hecho de la celebración navideña, o si se prefiere el tránsito de un año al otro, le otorga, igualmente, esa expresión del paso temporal, de la idea de traspasar: bajo la arcada de acceso al espacio distintivo del local, de la impresión que los pórticos causan contemplados con la luz del día o cuando, llegada la noche, son ellos los propios espacios de luz emitida desde la sustancialidad plástica.

Lo imagino pergeñando ya la nueva posibilidad que la idea parangona, al tiempo que cierra pero, ya, abre un nuevo posible lustro en la ambientación artística del espacio del TEA. Que la idea prospere y todos sigamos disfrutándola, porque el arte se posiciona, siempre, más allá y por encima de los eventos fastuosos y su soflama, para culminar en propuestas sencillas, temporales o ya efímeras como las que el TEA nos permite gozar en la obra de Paco Arana.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios