«El discurso de Manrique es vigente, necesario y urgente»

17/07/2019

Alfredo Díaz, portavoz de la Fundación César Manrique y director de su departamento pedagógico, interviene hoy en la tercera jornada del programa del 6º Campus de Etnografía y Folclore de la ULPGC, que se está desarrollando en Ingenio, con motivo de la 24ª edición del Festival Internacional de Folclore Muestra Solidaria de los Pueblos, que impulsa la asociación cultural Coros y Danzas.

ETIQUETAS:

Díaz, que ha titulado su conferencia, que dará comienzo a las 20.00 horas, El arte de mirar y ver, es un entusiasta de la comunicación, la educación y la sensibilización del arte y la naturaleza, que ha presentado ponencias en numerosos foros universitarios del país.

Autor de diversas publicaciones sobre el pensamiento, la obra y el modelo de desarrollo turístico que Manrique propuso e implantó en Lanzarote, Alfredo Díaz señala que avanzará en su intervención «uno de los fundamentos que explican la complicidad positiva que César Manrique mantuvo para sustanciar su obra de intervención en él paisaje de Lanzarote». «Me referiré a lo que él denominaba enseñar a mirar para finalmente ser capaces de ver», apunta.

Este entendido en la obra manriqueña asegura que en los primeros años como artista es cuando Manrique «toma como referencia plástica elementos extraídos de la cultura campesina y pesquera de Lanzarote, que lejos de recuperar sensu stricto». Añade que «los descontextualiza desde una interpretación moderna. Por lo tanto estamos ante un artista que hace evidentes gestos al costumbrismo y a las tradiciones de su isla que señala y pone en valor».

Para Alfredo Díaz, sin lugar a dudas, «la obra de César Manrique, su pensamiento y compromiso con el patrimonio natural y cultural, así como con la modernidad a la que nunca renunció, atesora una absoluta vigencia en los tiempos que nos toca vivir. Un discurso que no sólo atesora vigencia, sino que es necesario y de urgente aplicación. La valentía con la que César defendía sus principios lo convirtieron en un icono social calando profundamente en el imaginario de cualquier ser medianamente sensible con la vida y sus escenarios. También es oportuno decir que la defensa de esos principios y convicciones y la vehemencia con la que César las expresaba, le llevaron a ser muy incómodo para determinados poderes económicos y políticos a los que como él decía: despreciaba profundamente», subraya.

Cuando se le pregunta por lo que le gustaría que quedara indefinidamente fijado como hito en el año en que se celebra el centenario del nacimiento del artista, Díaz confiesa que «la idea de ver a César como él se definía, como un contemporáneo del futuro».

«Que quede ese César que nos enseñó a mirar y ver la riqueza natural y cultural de estas islitas. El César comprometido y fuésemos capaces de convertirnos en cómplices en la defensa de estas islas únicas de las que se sentía tan orgulloso... Siempre deca que los canarios no sabíamos la suerte que teníamos de desarrollar nuestras vidas en estas islas... Por ltimo, me gustaría que habitara en el corazón de los canarios de aquí y de allá, el compromiso de gestionar con responsabilidad este valiosísimo patrimonio natural y cultural que hemos heredado y que deberán heredar en el mejor estado de conservación posible, las generaciones futuras», asegura Alfredo Díaz antes de su intervención el campus del festival de folclore del municipio de Ingenio.