La muestra colectiva 'Art Pestis' se puede visitar en el Cicca de la capital grancanaria. / C7

El arte que se inspiró en la pandemia se exhibe en el Cicca

La muestra colectiva titulada 'Art Pestis' incluye piezas de pintura, escultura y poesía y se puede visitar hasta el próximo 18 de marzo

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El virus que apareció hace dos años para cambiarlo todo impuso, junto a la pérdida de valiosas vidas, consecuencias adversas en las relaciones afectivas y en la manera en que nos relacionamos con los demás como en nuestros hábitos más básicos. Ahora las secuelas de los tiempos de encierro, ausencias y vacíos toman forma desde la inspiración artística para interpretar, asimilar y ofrecer una mirada reflexiva y sanadora en forma de propuesta artística bajo el nombre 'Art Pestis', que se exhibe en el Centro Cultural Cicca de la capital grancanaria, hasta el 18 de marzo.

La Sala Manolo Millares y Elvireta Escobio, de bautizo reciente, se estrena bajo dicha denominación con una muestra colectiva de pintura, escultura, fotografía y poesía con las firmas de Manuel Ruiz, Guillermo Maya, Manuel García Núñez y Susi García, y la del poeta Javier Cabrera.

Manuel García Núñez, ideólogo del proyecto, pretende que esta exposición sea un muestrario de cómo la pandemia la covid-19 ha modelado la inspiración artística.

«Se trata de cinco propuestas con un denominador común. Muchas mascarillas, como símbolo visible de la nueva realidad y sensaciones de ahogo, opresión, indefensión, melancolía, soledad e incomunicación que reflejan el estado de ánimo de la sociedad de la que formamos parte», apunta Fernando Fernández Morales, director de la Fundación La Caja de Canarias, que promueve esta iniciativa.

La obra de Manuel Ruiz, por ejemplo, presenta a sus protagonistas sumidos en episodios de gran tristeza y depresión, como «zombis deambulando con mascarillas sanitarias», concretando entre ellos «esa distancia de seguridad impuesta a modo de vacío vital», explica García Núñez. Su aportación también incluye un grupo de esculturas que parecen extraídas y fabricadas a partir de los mismos sentimientos de vacío y tristeza. Completa su serie varios cuadros de gran tamaño en los que el artista se apoya en la desnudez humana aislada tras una simple mascarilla.

Manuel García Núñez establece, a través de su modelo, una relación metafórica entre la mascarilla sanitaria y la gorguera de uso muy extendido entre los siglos XIV y XVII, acusando así el sentimiento de encorsetamiento. Esto conecta, a su vez, con la obra fotográfica propuesta por Maya, Susi García y García Núñez, quienes también se expresan a través de la anatomía de sus respectivas musas. Los artistas destacaron el trabajo de la modelo Lara Martínez a la que definieron como una artista más del proyecto y el hilo conductor del mismo.

Javier Cabrera, por su parte, explica que sus poemas vienen a reflexionar con el hecho de que «la única solución que se nos ha dado tiene que ver con el aislamiento, la distancia social y la soledad».