«Aprender a leer es lo más grande que me ha pasado»

11/09/2019

La segunda edición del Festival Hispanoamericano de Escritores dedicó a los niños el prólogo del programa de conferencias y debates que desde ayer y hasta el sábado, día 14 de septiembre se desarrollará en Los Llanos de Aridane, en La Palma.

La especialista en literatura infantil y narradora oral, Patricia Acuña, interpretó Fonchito y la luna, un relato escrito por Mario Vargas Llosa, en el que describe cómo las emociones del primer amor hace que un chico soñador pueda hacer cualquier cosa por un ser querido, incluso cuando se le pide la luna.

El acto se desarrolló en la plaza de España de Los Llanos de Aridane y contó con una nutrida asistencia de público, mayoritariamente jóvenes acompañados de sus padres, que aplaudió al finalizar el acto.

Al finalizar la representación, Mario Vargas Llosa animó a los niños a leer, porque apuntó que esta actividad significa tener «una vida mejor».

«Aprender a leer fue la cosa más grande que me ha pasado en la vida», dijo el Premio Nobel de Literatura peruano.

«Tenía entonces cinco años y vivía con mi familia en Cochabamba, Bolivia, donde estudiaba en el colegio de La Salle», apuntó el autor de La fiesta del Chivo.

«Aprender a leer fue una revolución», reiteró el escritor, cuyas primeras lecturas fueron cuentos infantiles que leía en revistas para niños.

«Esos cuentos me hacían rico porque tenían experiencias más novedosas y me hacían viajar al pasado y al futuro», rememoró el autor de La ciudad y los perros durante su intervención en Los Llanos de Aridane.

Leer es para el autor de Conversaciones en la catedral proyectar la «imaginación hacia mundos desconocidos y nos hace comprender las cosas y superar los prejuicios».

El peruano Mario Vargas Llosa recomendó a los más pequeños a que leyeran, porque si se aprende de mayor, no es lo mismo. Indicó que sospecha que el hombre salió de las cavernas cuando comenzó a contar historias. La historias pulverizaron el miedo que sentían a su alrededor, un alrededor que hasta ese momento era «misterio».