Lili Quintana, Toni Báez y Saulo Valerón, en 'Madre'. / c7

El antibelicismo militante de 'Madre' llega al Teatro Auditorio de Agüimes

El montaje de La República se representa a partir de las 20.30 horas de este viernes y lo protagonizan Lili Quintana, Toni Báez y Saulo Valerón

FRANCESC ZANETTI Las Palmas de Gran Canaria

La ocupación militar y civil que Marruecos impuso hasta en un 80% del territorio de la República Árabe Democrática Saharaui en el Sáhara Occidental hace 47 años (que arranca tras el abandono del territorio decidido por España en 1976) se vislumbra tras el montaje escénico 'Madre', que la compañía canaria La República, lleva hoy al Teatro del Auditorio de Agüimes, en una única función prevista a las 20.30 horas.

En realidad, la citada obra que dirige Nacho Cabrera e interpretan Lili Quintana, Toni Báez y Saulo Valerón, aborda, a partir del texto 'Madre coraje y sus hijos' de Bertolt Brecht escrito en 1939, la sinrazón y el drama de cualquier guerra, como la que ahora mismo desangra a Ucrania.

El montaje es toda una certera invocación al antibelicismo con la que La República ahonda de manera especial en la situación de las mujeres en medio de la inutilidad de la guerra como metáfora del despropósito cruel y vergonzante del más abyecto espíritu que en muchas ocasiones muestra la Humanidad, ya que mayoritariamente son las asesinadas, violadas, enviudadas, desplazadas, refugiadas y empobrecidas.

Lili Quintana da vida a una refugiada en su desvencijada carreta que comercia entre dos bandos sin escrúpulos, mientras que Valerón encarna a los dos hijos de esa 'madre coraje' (Brahim y Alain, alias 'Caraqueso') y Báez se atreve con siete personajes.

Teatro orgánico que no renuncia al atrevimiento y que congela el ánimo de aquellos de deseen renunciar por algo más de una hora al paroxismo del mundo de neón, cotilleos insulsos y la grandilocuencia cotidiana que dice mucho de nuestra manera de estar hoy en el mundo.

La ecuánime distancia con la que nos acostumbramos a contemplar el sufrimiento nos incita en este montaje a reflexionar y a recordarnos las veces que nos hemos traicionado a nosotros mismos.