Penélope Cruz y Pedro Almodóvar, en el Festival de Venecia. / Reuters/Vídeo: Atlas

Almodóvar enamora Venecia con 'Madres paralelas'

La nueva película del director manchego, en la que combina una historia femenina con la reivindicación de la memoria histórica, abre la 78 edición de la Mostra

DARIO MENOR Roma

Pedro Almodóvar lleva ya casi cuatro décadas acudiendo al Festival Internacional de Cine de Venecia. Se estrenó en 1983 con 'Entre tinieblas', pero no fue hasta cinco años después cuando estuvo a punto de llevarse el León de Oro con 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'. Tuvo que conformarse entonces con el galardón al mejor guión y con la conmoción general que provocó en la audiencia, como todavía recuerdan los críticos cinematográficos más veteranos de la Mostra.

El director manchego volvió este miércoles a la Ciudad de los Canales para presentar una nueva historia femenina y reivindicativa, 'Madres paralelas', con la que se inauguró la 78 edición de este festival cinematográfico que, hace dos años, ya le reconoció con el León de Oro de Honor por su carrera, un galardón que en esta ocasión recibe Roberto Benigni.

En concurso en la sección oficial, donde tendrá que vérselas con otro premio Oscar como Paolo Sorrentino, que presenta 'È stata la mano di Dio', interpretada por Toni Servillo, 'Madres paralelas' se ganó los aplausos de los críticos durante su primera exhibición para la prensa. En ella participaron el propio Almodóvar y todo el equipo interpretativo, que incluye a Penélope Cruz, Milena Smit, Aitana Sánchez Gijón e Israel Elejalde. En el pase vespertino con el que abrió el Festival estaba presente el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, y el ministro español de Cultura, Miquel Iceta.

«Tema pendiente»

El cineasta español destacó en rueda de prensa el fuerte sentido político de su nueva película. «La memoria histórica es un tema pendiente en la sociedad española, que tiene una deuda moral enorme con las familias de los desaparecidos, personas enterradas en fosas y cunetas y lugares indignos», dijo Almodóvar, para el que resulta «incompleta» la ley de memoria histórica de 2007 del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

'Madres paralelas', que cuenta la historia de dos mujeres (Penélope Cruz y Milena Smit) que coinciden en la maternidad de un hospital, incluye precisamente una frase que dijo Mariano Rajoy cuando era presidente y en la que se vanaglorió de no dedicar dinero público a la memoria histórica. «Me parece el colmo de la torpeza y un insulto superlativo», opinó Almodóvar, recordando que una de las «ventajas del cine» es su supervivencia, por lo que Rajoy quedará «eternamente vinculado a esa frase de tan mal gusto y tan dañina». No fue la única arremetida política del cineasta. Lamentó además la «crispación» de la clase política y criticó sin citarlo a Vox al hablar de «un partido que dice cosas que nunca se han dicho, cosas que caen en la ilegalidad y en lo anticonstitucional».

Al ser preguntado por su pasión por los personajes femeninos, como ocurre también con las protagonistas de 'Madres paralelas', confesó que no le resultó fácil escribir el guión. «La maternidad es algo que los hombres, por mucha intención que tengamos, nunca llegaremos a saber exactamente en qué consiste. Creo que es algo que pertenece exclusivamente a la mujer», comentó el director español. «Pero para mí es más divertido escribir sobre mujeres, creo que conozco mejor los personajes femeninos que los masculinos y, como escritor, escribo mejor sobre personajes femeninos».