El actor Alec Baldwin.

'Rust'

Alec Baldwin dice que no apretó el gatillo del arma que mató a su compañera

En su primera entrevista, el actor, que rompe a llorar al recordar a Halyna Hutchins, se pregunta por quién puso una bala real en la pistola de atrezo

R. C. Madrid

«No apreté el gatillo. Nunca apuntaría con un arma a nadie y apretaría el gatillo. Nunca». Con esa firmeza ha negado el actor Alec Baldwin que disparara la bala que mató a la directora de fotografía de la película 'Rust', Halyna Hutchins. En una entrevista emitida este jueves por la cadena estadounidense ABC, la primera que el actor concede desde el fatal episodio, Baldwin sostiene que sigue ignorando cómo un proyectil real acabó dentro de un revólver de atrezo. «No tengo ni idea. Alguien puso una bala real en el arma, una bala que ni siquiera tenía que estar en el set», responde el intérprete al periodista George Stephanopoulos. Durante la entrevista, Baldwin rompe a llorar amargamente al recordar a su «amiga» Hutchins.

El actor, de 68 años, protagonizó el pasado 21 de octubre el momento más dramático de su carrera al dispararse el arma que sujetaba mientras rodaba un western en Bonanza Creek, un rancho de Santa Fe (Nuevo México). «Siento que hay alguien responsable por lo que ocurrió, y no puedo decir quién es, pero sé que no soy yo», aseguró Baldwin. «Por Dios, si sintiera que fui responsable, podría haberme matado», expresó.

Vista aérea del set donde tuvo lugar el accidente. / REUTERS

El también productor de 'Rust' está siendo investigado junto a otros integrantes del equipo, entre ellos el ayudante de dirección que le entregó la pistola al grito de «arma fría» (señal de que es segura para disparar en la escena porque no está cargada con munición real), y la encargada de supervisar la seguridad de las armas durante el rodaje, Hannah Gutierrez-Reed. Se da la circunstancia de que la policía se incautó de más de 500 balas cuando revisó el rancho de Bonanza Creek.

«Sostengo el arma donde ella [Hutchins] me indica (...) Le digo a ella que voy a soltar el martillo del arma y le pregunto si quiere verlo, y ella dice que sí», detalló. Después de posicionar el arma siguiendo las instrucciones de Hutchins, Baldwin precisa: «Suelto el martillo. Bang. El arma se dispara».

Baldwin comenta que lo primero que pensó es que Hutchins se había desmayado o había sufrido un ataque cardíaco. Solo se enteró de que ella había muerto por una herida de bala real horas después de conversar con la policía.

Gutierrez-Reed ha dicho no tener idea de cómo llegaron las balas reales al set, y su abogado sugirió que puede tratarse de un sabotaje. Baldwin, que ha contratado a un bufete de abogados de Los Ángeles para su defensa ante la cascada de demandas civiles por la inseguridad en el set, descartó la teoría. «No sé como alguien podría haber hecho eso (...) Es abrumadoramente probable que fuera un accidente», añadió.

Entre lágrimas, Baldwin dijo que la tragedia, en el plano personal, fue lo peor que le ocurrió, y en el profesional, que no se imagina realizando otra película con armas. Comentó haber hablado con Matthew Hutchins, viudo de Halyna, y agregó que no le sorprendería que presentara un proceso judicial en contra de la producción, de la cual el actor hace parte.