?


Horizonte

 Innovación

un proyecto con

un proyecto con

Scroll Down

Horizonte Innovación

con Pau garcía-milá

tiempo de lectura 3 mins

Nueva Imagen
imagen coche con protas de la entrevista
transformar una empresa con sentido

Una fusión de tecnología y naturaleza para servir a la sociedad y al ecosistema

Los proyectos de Bioo y Nissan coinciden en su modo de tomar de la naturaleza formas e ideas para construir un mundo más limpio y sostenible

Bernardo Álvarez-Villar

Compartir

Pablo Vidarte es uno de esos genios que, de cuando en cuando, produce la naturaleza. El emprendedor y comunicador Pau García-Milà se rinde ante su “currículum arrollador: a los 20 años fue cabeza de lista de las empresas más innovadoras de Europa, salió en la lista Forbes 30U30 Europa, y muchas otras distinciones que realmente impresionan especialmente en una persona que aún no tiene 30 años”. La impecable carrera de Vidarte se debe a Bioo, la empresa que fundó en 2016 con el objetivo de desarrollar biotecnologías aplicadas, como la generación de electricidad a partir de ecosistemas naturales.

“Me apasiona pensar en el futuro”, dice Vidarte cuando García-Milà le recoge a bordo del Nuevo Nissan ARIYA 100% eléctrico. Vidarte, como inventor e inversor, lidera el proyecto Arkyne. Se trata de una ambiciosa empresa que busca el modo de generar electricidad a partir de sistemas naturales que funcionan como baterías biológicas. Parece un sueño y, efectivamente, así fue: “Bioo nació de un sueño con la idea de generar electricidad a partir de la naturaleza, sin dañarla ni alterarla. Literalmente soñé que se podía hacer, ¡y lo hicimos!”. Como persona inquieta y curiosa por vocación que es, su actividad se ha desenvuelto también en otros ámbitos.

Innovación en simbiosis con la naturaleza

Vidarte ha participado en proyectos relacionados con dispositivos de geolocalización, programas de inteligencia artificial evolutiva y sistemas para la generación orgánica de hidrógeno en ríos para aplicaciones con combustibles limpios. Tal y como él mismo lo explica, lo que une todas esas ideas es su “interés por la siguiente revolución tecnológica, que a mi entender era y es la biotecnológica, y ese fue el principal motor: hacer algo que fuera realmente nuevo y que utilizara la vida, la propia naturaleza, para trabajar en simbiosis con la tecnología”.

«La innovación no solo sirve para enriquecer la vida de las personas, sino que también lo hace con la vida que nos rodea».

Y es que los ingenieros y científicos más lúcidos repitan con frecuencia que, en realidad, no hay nada que inventar: basta con ser capaces de imitar a la naturaleza. La naturaleza tiene inteligencia, orden y un diseño más eficiente que cualquiera que pueda crear el ser humano. “Básicamente”, cuenta Vidarte al repasar el origen su proyecto, “queríamos hacer algo que pasara del laboratorio a la realidad, que se pudiera integrar en nuestra vida y en la propia naturaleza sin perturbarla. Que directamente tuviera un impacto en lo material, siendo más rentable económicamente que una solución convencional”. Todo lo que sale de las manos y del cerebro de Vidarte está orientado hacia la responsabilidad ecológica y la integración tecnológica en un mundo más ecorresponsable.

“En Bioo pensamos que la innovación no solo sirve para enriquecer la vida de las personas”, reflexiona Vidarte, “sino que también lo hace con la vida que nos rodea: mejora nuestros entornos y puede mejorar el desarrollo de la vida en nuestro planeta. El objetivo de la innovación a nuestro entender tiene que pasar por la simbiosis entre naturaleza y tecnología para crear algo mejor para todos”. En este aspecto, la filosofía de Bioo es la misma que sigue Nissan con su apuesta por vehículos limpios, dotados de la última tecnología y concebidos para enriquecer la vida de las personas.

Un paso hacia el futuro

Nissan fue la primera marca en sacar al mercado un vehículo 100% eléctrico de producción masiva, el Nissan LEAF, y ahora está comprometida a hacer de los vehículos electrificados el futuro de la movilidad. Y no es una quimera a largo plazo, sino que poco a poco comienza a ser una realidad. El nuevo Nissan ARIYA es una muestra de ello: un motor libre de emisiones y un diseño que, como quieren los mejores ingenieros, aspire a imitar la naturaleza, a fundirse con ella.

Diseño Kumiko en Nissan ARIYA

Esa misma idea de acercarse y fundirse con la naturaleza es la que ha guiado a Bioo a lo largo de toda su trayectoria. Uno de esos proyectos, explica Vidarte, consiste en “transformar edificios que sanan nuestras ciudades. Esta transformación va a ser imparable cuando empiece a aplicarse a ciudades enteras. Queda muy poco tiempo para que podamos vivir en entornos biotecnológicos completos en los que poder disfrutar de esa auténtica simbiosis con la naturaleza”. Hasta el mínimo detalle del Nissan ARIYA sintoniza con esa filosofía, como por ejemplo el diseño kumiko estilizado, basado en una técnica tradicional japonesa de carpintería que organiza formas geométricas complejas e intrincadas en un equilibrio cautivador.

nissan foto 1
nissan foto 3
nissan foto 4
nissan foto 5

Ir mas allá de lo esperado

Ir mas allá de lo esperado

Conocer el Nissan ARIYA es asomarse a una experiencia emocionante 100% eléctrica, e imbuida de un espíritu japonés, elegante y minimalista. Todo esto se refleja en su parrilla reinventada, un exterior trazado con líneas simples y unos faros LED estilizados. También el interior reproduce esta línea de armonía y simplicidad: todos los botones del tablero se oscurecen y al encender el motor de arranque las luces cobran vida suavemente generando una atmósfera muy hogareña.

Descripción del GIF

Tablero con botones hápticos en Nissan ARIYA

Un futuro eléctrico

El Nuevo Nissan ARIYA, con una autonomía de más de 500 kilómetros, es un paso más hacia un futuro 100% eléctrico. En este caso, hablamos de un vehículo Premium que rompe con cualquier prejuicio sobre los motores eléctricos. Toda la carrocería y el equipamiento están concebidos para maximizar la potencia y el control del vehículo en cualquier circunstancia. Las visionarias ideas de Vidarte sobre la electrificación parten de intuiciones similares a las de Nissan. Y es que para Vidarte la electrificación consiste en “transformar entornos no ya para dotarlos de energía, que también, sino para que generen y ahorren agua, compensen la temperatura calor/frío y estén conectados con la naturaleza de manera simbiótica, sin afectarla de manera negativa”.

Una parte esencial de este equilibrio recae sobre el sistema de tracción total 4X4 e-4ORCE. Estamos hablando de un exclusivo mecanismo de tracción en las cuatro ruedas que, con dos motores eléctricos, garantiza la estabilidad en todo tipo de terrenos y situaciones, incluso ante frenadas bruscas.

Nissan ARIYA

Además, el conductor cuenta con la tecnología ProPILOT Assist, que brinda una capa más de protección ante cualquier situación. Se trata de una tecnología avanzada de asistencia al conductor que anticipa o alerta al usuario de los peligros en carretera para ayudarle a prevenir colisiones. Por ejemplo, pueden ayudar a centrar el vehículo en el carril o adaptar automáticamente la velocidad a la del coche de delante para guardar una distancia segura.

Para completar esta atmósfera innovadora y segura, el Nissan ARIYA cuenta con un retrovisor inteligente para que el conductor pueda tener controlada la trasera del vehículo. La conectividad y la comunicación es siempre parte de cualquier ecosistema: en la naturaleza nada existe solo. Inspirado en ese principio se pueden entender el Head Up Display, una pantalla que muestra en el parabrisas información relevante para el conductor, y el Alexa Built-In Auto, pensado para activar cualquier función inteligente mediante comandos de voz, como pedirle que encienda las luces interiores o que ponga el aire acondicionado en casa. En definitiva, todo lo que cualquier organismo necesita: energía, seguridad y comunicación.

“Cada interruptor biológico está en contacto con la tierra y una planta crasa”, explica el emprendedor, “y el proceso empieza cuando un ser vivo toca una planta”. En ese momento, las plantas detectan unos cambios en las frecuencias, que a su vez se convierten en un voltaje. Este se transmite por los cuerpos conductores hasta tocar tierra, y entonces el dispositivo captura la señal y la utiliza como energía para alimentar otro sistema. En definitiva, un organismo vivo y en movimiento es capaz de nutrir de energía a un sistema inerte.

Este proceso que parte de la naturaleza genera una energía que luego sirva para cubrir necesidades y hacer más cómoda y fácil nuestra vida. Este ciclo contiene todas las innovaciones tecnológicas que han mejorado nuestro mundo. La conclusión de este arco narrativo es evidente: por más que los delirios de omnipotencia nos empujen a alejarnos de la naturaleza, es fijándonos en ella, y tratando de imitar su ritmo y su inteligencia, como verdaderamente progresamos. Y eso es lo que Nissan ha aprendido y aplicado en sus productos. Descubre cómo lo ha hecho en el Nissan ARIYA.