¿Corre Internet riesgo de colapso?

24/03/2020

La red es vital para seguir con la vida mientras dure la cuarentena pero no es un recurso infinito: ha llegado la hora de replantear hábitos.

ETIQUETAS:

Ha llegado el momento de preguntarnos si todos esos vídeos que inundan nuestro móvil con chistes y memes sobre la cuarentena son necesarios. Y no es que queramos ser los aguafiestas de turno. Han sido las empresas de telecomunicaciones las que ya han dado el primer aviso sobre el uso que hacemos de internet, sobre todo a través del teléfono móvil. La pandemia del coronavirus ha obligado al un confinamiento que hace que todo pase por el hogar: el trabajo, la educación, las relaciones personales, la información o el ocio más variopinto. Y esto solo es posible gracias a una conexión a internet. Nuestra vida, ahora más que nunca, es también virtual. Pero la red es un recurso finito.

Hasta ahora nuestros hábitos de consumo no lo han tenido demasiado en cuenta. No todo el mundo está educado en un uso racional para evitar sobrecargas. Pero en estos tiempos se impone la necesidad.

Los datos que arrojan el tráfico de los primeros días de estado de alarma son claros: El uso de la red fija ha crecido un 40%. La móvil, un 50%. El tráfico de datos móviles, otro 25%. El manejo de aplicaciones de mensajería tan populares como WhatsApp se han multiplicado por cinco. Otras para realizar videoconferencias, como Skype y Webex, lo han hecho por cuatro.

Movistar, Orange, Vodafone, Grupo Masmovil y Grupo Euskaltel, las principales ‘telecos’ del país, se han unido para hacer públicos estos datos y recordar que, si bien la posibilidad de que la red colapse es remota, lo cierto es que sí puede perder efectividad si no se hace un uso racional de ella. El plan de contingencia que han puesto en marcha para que la conexión no se resienta incluye «planes de refuerzo como los que se hacen durante las vacaciones en zonas de veraneo».

El riesgo más real puede ser el de la ralentización en el envío de mensajes o la reproducción de vídeos. La red de telecomunicaciones es como una carretera: a más datos, más atasco. Y un vídeo puede ser como poner un camión en mitad de esta carretera ya congestionada. Para evitar perder la fluidez de nuestro hilo con el exterior, los responsables de las citadas empresas recomiendan seguir una serie de pautas.

1. Horario de conexión adecuado

Existen las denominadas ‘horas valle’ en las que la concurrencia de personas haciendo uso de la red es menor. Siguiendo con el símil del tráfico, sería como la hora punta que hay que evitar para desplazarse, siempre que sea necesario. Si las tareas del teletrabajo o la teleducación permiten flexibilidad es mejor llevarlas a cabo entre las dos y las cuatro de la tarde y entre las ocho de la tarde y las ocho de la mañana. Estas son las citadas ‘horas valle’.

2. Descargas, solo las necesarias

Tanto en el móvil como en correo electrónico, hay que pensar antes de descargar. No todos los documentos y archivos que llegan necesitan siempre ser almacenados. En el otro lado, quienes envíen archivos también deben tener en cuenta formatos, imágenes y complementos que añaden peso a los archivos y que, en muchas ocasiones, son superfluos e innecesarios.

3. Aprovechar la nube al máximo

Si el fichero pesa, y hay que mandarlo irremediablemente, es mejor hacerlo a través de enlaces o rutas que conecten con los servidores de la nube en los que estén almacenados. También pueden ser comprimidos.

4. Vida más allá del WhatsApp

La popular aplicación de mensajería instantánea no nació como herramienta de teletrabajo, pero están totalmente integradas en la dinámica de las empresas. En tiempos de sobrecarga, las ‘telecos’ recomiendan explotar otras aplicaciones pensadas para trabajo colaborativo y a distancia como Teams o Slack. Y si se puedes, sin vídeo.

5. Correo electrónico

Hay que evitar los envíos masivos.

6. Recuperar el teléfono fijo

Para quienes lo conservan en casa y no lo usan porque el teléfono móvil cubre todas las necesidades del hogar, es hora de recuperarlo. Llamar por el terminal fijo supondrá un gran ahorro de datos en la red móvil, más vulnerable.

7. Optimizar el uso del tráfico

El tráfico que se consuma debe ser para tareas que realmente sean necesarias. En este apartado entra la multitud de ‘chistes’ (por no decir los bulos) que circulan por nuestras aplicaciones de comunicación.

8. Ocio responsable

Videojuegos, ‘streaming’, vídeos en directo... Todas, a las horas de menos tráfico.