10 años de una apuesta

AEROfilm Canarias domina el cielo a vista de dron

    Cargando reproductor ...
26/06/2017

El canario Juan Martín apostó hace una década por una nueva forma de comunicar a través de la captación de imágenes con drones. Una tecnología que ha evolucionado con el paso de los años y cuyo uso ha trascendido al aspecto audiovisual. No se pierda cómo los hicieron volar en CANARIAS7.

ETIQUETAS:

Juan Martín, CEO y fundador de AEROfilm Canarias, se atrevió hace una década a introducir en las islas una tecnología por entonces casi desconocida. Ahora, junto a Alfonso Muñoz, director de fotografía, su empresa es referente en el archipiélago en la producción con imágenes captadas con drones. «Hace 10 años surgió la posibilidad de trabajar para el Gobierno de Canarias, concretamente para Promotur, en el que se requerían imágenes aéreas. Como el presupuesto de las tomas aéreas con helicóptero se disparaba, se buscó una alternativa.

En ese momento descubrí que en Alemania se comenzaba a utilizar cámaras a control remoto y me lancé a comprar un aparato, bastante más caro (unos 30.000 euros) y arcaico con respecto a los de hoy», recuerda Juan, emprendedor y autodidacta. «Comencé a formarme por mi cuenta sobre los multicópter, a hacer pruebas y a informar a los clientes sobre las posibilidades que suponía trabajar con estos aparatos. Con la entrada de los chinos los drones han evolucionado, la calidad ha subido y los costes se han reducido», afirma, siempre en constante renovación.

«La tecnología evoluciona constantemente y tienes que invertir en nuevos equipos. Ahora los drones de los que dispongo, de la marca DJI, son más ligeros, estables en el aire, con más tiempo de autonomía y calidad de imagen». Estos dispositivos no solo sirven para producciones audiovisuales, también han ido ganando protagonismo para otros usos más prácticos.

«Los drones se han abierto a campos que eran impensables. Yo me he especializado en la filmación, pero tiene mucho futuro en la detección, sobre todo en cultivos con cámaras espectrales para optimizar las plantaciones; o en la arquitectura para esbozar los proyectos en 3D antes de construir. También se está potenciando en rescate, en soporte vital, para localizar a accidentados y a personas en el mar. También para mejorar la eficiencia energética de los edificios con cámaras termográficas. Los drones se ha puesto al servicio de la ciudadanía», manifiesta Martín, que advierte que su uso debe estar siempre controlado.

«Quien manda en el cielo es la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), quien da permiso para sobrevolar una zona. No se puede volar en zonas urbanas, sobre eventos multitudinarios, en zonas militares ni a menos de 8 kilómetros de los aeropuertos. No se pueden superar los 120 metros de altura ni distanciarte a más de 500 metros del operador. Hay mucho pirata que hace daño a las empresas legales (unas 60 en Canarias). Con los drones hay que tener sentido común», sentencia el ideólogo de AEROfilm Canarias.